Mujeres para las que el vino es vida

Creado: Vie, 06/03/2020 - 16:18
Autor:
Credito
Claudia Gómez
Categoría
Mujeres del Vino

Diez años de fundado está cumpliendo el proyecto socio-cultural cubano Mujeres del Vino, y con tal motivo Excelencias Gourmet conversó con su presidenta y cantinera del Bar Concert Gato Tuerto,  Bárbara Betancourt.

"Para mí vino es vida. Vino significa emoción, realización; significa mucho, pues viene engranado con diversos matices, y todos nobles, y cuando todo es noble y todo está acorde…hay vida", así nos comenta Betancourt, mientras ultima detalles del encuentro que está a punto de comenzar.

Continuadora de una idea de Miriam Alfonso, Odalys Morejón, y Gilda Nuñez, Bárbara nos comenta que llegó al proyecto solo unos meses después de fundado, y en 2016, cuando obligaciones de trabajo hacen que Alfonso tenga que mudarse a Chile, le hablan para que asuma la directiva, puesto que siempre cataloga de reto.

"Miriam me dice que lo intente, que vea cómo me va, que esté un tiempo al frente, y yo, imagínate… soy también competidora de cantina, sin embargo, eso no me frenó, me fui involucrando con el trabajo de la directiva, me fui embullando, y cuento con un grupo espectacular que me respalda, porque hay que decir que no estoy sola en ellos, somos seis mujeres en la directiva", y una de ellas es Yamile Bandera, una de las campeonas de sommelería en Cuba y trabajadora del hotel Meliá Habana.

Justo en ese momento de la conversación hace una pausa y nos dice: "Hablar de Mirian sería no terminar nunca. Ella es una de las Damas del Vino en Cuba, término que no solo implica ser profesional sino también profesora". Es entonces que nos menciona otros dos nombres importantes para este proyecto, dos miembros de Honor: Marta Señán y Zoe Nocedo, y nos asegura que ellas son dos figuras, que “sin dudas, merecen un tratamiento especializado dentro de nuestro proyecto, no solo por la experiencia que tienen, sino porque detrás de ellas hay mucha maestría”.

Sommelieres y no sommelieres son Mujeres del Vino, proyecto que tiene como objetivo principal encaminar el desarrollo y la cultura del vino hacia personas que gusten de él, y que hoy agrupa a unas 89 mujeres: peluqueras, ingenieras, doctoras y amas de casa, unidas por un mismo amor.

Nuestro concepto es unir -nos dice Bárbara sonriendo- unir sobre todas las cosas, de ahí que nos reunamos tanto, que hagamos cenas o maridajes. O talleres, porque no todo es solo disfrutar de una buena copa de vino, para llegar ahí se necesita aprender, necesitamos compartir saberes, aprender, y para ello "en este encuentro estará Rafa Malém", presidente de la Asociación de Cantineros de Cuba.

Mujeres del Vino
Bárbara Betancourt y Rafa Malém.
 

Para ser Mujer del Vino, solo hay que amar esa bebida, su cultura. Estar dispuesta a aprender y a transmitir lo que se aprenda a todos, principalmente a los jóvenes, algo importante que perseguimos con el proyecto. “Necesitamos tratar con ellos el tema del alcoholismo, que sepan y aprendan que no es beber por beber, sino saber beber, disfrutarlo, saber qué estas bebiendo y por qué, para qué hora del día, con qué comida, en qué situación; y necesitamos seriedad total, respeto hacia nosotras mismas sobre todo.

Sobre una posible relación con la recién constituida Asociación Cubana de Sommeliers, Bárbara nos comenta que el proyecto tiene las puertas abiertas para cualquier colaboración, que solo esperan a que estén establecidos. Destaca que muchas de sus Mujeres del Vino, unas 23, son sommeliers y pasarán automáticamente a la Asociación, por lo que ya, solo con eso, habrá una relación.

Ya casi al finalizar nuestra entrevista nos invita al próximo encuentro, y nos adelanta que será una amena velada para continuar aprendiendo, interactuando y disfrutando, en esa ocasión acompañadas de un maridaje de chocolates y vino, porque como bien nos diría para concluir: “cuando todo es noble y todo está acorde…hay vida”.

Añadir nuevo comentario

Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

Credito
Claudia Gómez