Semilla de chía: Propiedades, usos y recetas

Creado: Jue, 14/07/2022 - 17:15
Autor:
Credito
Redacción Excelencias Gourmet
Categoría
semillas de chía

Las semillas de chía son consideradas como piedras preciosas en la corona de la alimentación sana. Pequeñas, pero con un gran potencial nutritivo, estas se han convertido en tendencia culinaria gracias a sus beneficios y lo versátil que resultan a la hora de incorporarlas en recetas.

La chía es nativa del centro y el sur de México y varios territorios centroamericanos. Se cuenta que, para el momento de llegada de los europeos a América, ya esta semilla era un básico en la dieta de aquellas civilizaciones indígenas. Inicialmente, protagonizaba los sembrados junto a los frijoles y el maíz, luego fue desplazada por cereales arribados del Viejo Continente.

Actualmente, su consumo se ha extendido por todo el mundo. Con la recuperación de cultivos tradicionales precolombinos y su inserción en recetas, la chía ha reconquistado terreno en platos, mercados y herbolarios, no sólo de Centroamérica, sino alrededor del orbe. Existen grandes plantaciones en México, Bolivia o Argentina que exportan a países, como Japón, Estados Unidos y a Europa.

 ¿Cuáles son sus beneficios? ¿Cúanto se debe consumir en un día?

Según consta en el Diccionario de Gastronomía, creado por LID Editorial y la Academia Iberoamericana de Gastronomía (AIBG), en la chía encontramos una fuente natural de fibra, ácidos grasos omega-3, proteínas, vitaminas y minerales, entre otros nutrientes. Indica el mismo documento que es considerada como un superalimento gracias a su alto contenido en calcio y vitaminas.

semillas de chía
Las semillas de chía son ricas en fibra, calcio, vitaminas y minerales.  

 

Que casi el 30% de su composición sea fibra, convierte a este en uno de los alimentos con mayor porcentaje de fibra, lo que, a su vez, lo coloca en un puesto privilegiado en cuanto al cuidado de la salud intestinal, pues contribuye a mantener un tránsito intestinal regular, y se ubica entre los favoritos de las dietas hipocalóricas.

Otros dos beneficios radican en su capacidad de regular los niveles de azúcar en sangre y de reducir el colesterol, por lo que es recomendada por los nutricionistas y especialistas como un buen alimento para diabéticos.

Los ácidos grasos omega-3, por su parte, son esenciales para la formación y el adecuado funcionamiento del cerebro humano. Consumir la chía, rica en dichos ácidos, ayuda también a optimizar la salud cardiovascular, mejora la capacidad mental y fortalece el sistema inmunológico. Además, se vuelve de gran ayuda para el control de algunas patologías como la hipertensión, problemas circulatorios y ciertas funciones cerebrales, siempre que sea integrada a una dieta y estilo de vida saludable.

Sus altos contenidos de minerales como el fósforo, el calcio, el magnesio; y también nutrientes como las proteínas, le confieren gran valor ante el cuidado del sistema óseo. Por la cantidad de calcio que aporta son excelentes para aquellas personas que no consumen productos lácteos.

Ante tantos beneficios, podría pensarse que es un alimento mágico, pues sin lugar a dudas, su consumo ofrece muchos elementos positivos a la salud, sin embargo, debe ser con precaución, ya que, por ejemplo, en exceso podría perjudicar al organismo y provocar estreñimiento o la acumulación de gases. La recomendación es no ingerir más de 20 gramos al día. Es necesario prestar atención a la forma en que se consume la chía, siempre supervisados por un profesional y adaptando su consumo a las condiciones y necesidades de cada persona. 

Recetas con chía

La versatilidad de las semillas de chía la convierte en un suplemento fácil de usar tanto en recetas dulces como saladas. Es habitual su consumo trituradas o en polvo, lo cual favorece que, al colocarlas en la nevera, se extienda el periodo de conservación.

Mezcladas con yogur, usadas en panes, bizcochos o magdalenas, en platos de ensalada fresca o en batidos de frutas naturales, la chía será ese elemento que ayude a obtener desayunos o comidas saciantes y saludables.

Pudding de chía

pudding de chía

 

Es una de las maneras más habituales de consumir estas semillas. Se coloca la chía en un vaso, se le echa por encima la leche junto a lo que se vaya a usar para endulzar, se tapa y se deja reposar en la nevera. Se le puede agregar frutas.   

Agua de chía

También es común en bebidas, que además son fáciles de preparar. Para esta receta sólo se necesitan cuatro ingredientes: zumo de lima, una cucharada de endulzante como azúcar de caña integral o de coco, agua y 15 gramos de semilla de chía. Después de poner en remojo las semillas, se añade al agua el zumo de lima, se mezcla bien y se agrega el endulzante. Luego se mezcla todo con las semillas y estará listo.

Smoothie de plátano, avena y chía

Otra bebida refrescante y especial para aquellos a los que les sepa a poco el agua de chía, es usarla en smothies. Este particularmente lleva plátano maduro, yogur, avena cruda y una cucharada de las semillas. Podría dársele un toque de sabor con unas gotas de extracto de vainilla y espolvorearlo con canela.

Fuentes: Bon Viveur, Psicología y Mente, El Español

Añadir nuevo comentario

Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

Credito
Redacción Excelencias Gourmet