Basque Culinary World Prize 2019. Finalistas

Creado: Vie, 21/06/2019 - 08:58
Autor:
Credito
Redacción Excelencias Gourmet
Categoría
Basque Culinary World Prize

La organización del Basque Culinary World Prize ha anunciado hoy los diez finalistas de su edición 2019, la cuarta ya de este un galardón que reconoce a chefs con iniciativas transformadoras en áreas de innovación, tecnología, educación, medio ambiente, salud, industria alimentaria y desarrollo social o económico, entre otros.

Promovido por Basque Culinary Center y el Gobierno Vasco, esta nueva edición del premio recibió un total de ciento cincuenta propuestas, de cuarenta y dos países a la convocatoria, el mayor índice de participación hasta la fecha. Los candidatos han sido escogidos por el Comité Técnico del premio, conformado por académicos y expertos culinarios de instituciones como la Universidad Abierta de Cataluña, la Universidad de Copenhague, la Universidad de Harvard o la Universidad del País Vasco.

Basque Culinary World Prize 2019. Finalistas

Selassie Atadika (Ghana)

Selassie le abre puertas a Ghana con un discurso contemporáneo y comprometido. Después de formarse en Estudios Internacionales en la Universidad de Columbia y de trabajar durante una década en distintos países africanos para la ONU, saltó a la cocina para afrontar desafíos desde la alimentación. Se graduó en el Culinary Institute of America (CIA) y regresó a África para abrir su restaurante Midunu en Accra (2014), donde enarbola su concepto de una Nueva Cocina Africana. Estudia y explora su legado junto a un equipo conformado solo por mujeres, con el que espera contribuir con que más chicas se incorporen como profesionales a la alta cocina en África, y no solo sean vistas como cocineras domésticas portadoras de tradición.

Siew-Chinn Chin (Malasia/ Estados Unidos)

Ligada a la lucha por una alimentación orgánica y saludable en Estados Unidos, Siew-Chinn Chin se ha implicado a lo largo de una extensa carrera en programas que favorecen la independencia frente al sistema de comida industrial y fast food, como The Charlie Cart Project. La chef nacida en Malasia trabaja por llevar la formación culinaria por todo el país, usando para ello una cocina móvil equipada con herramientas y decenas de recetas que sirven para establecer conexiones entre cocina, salud y medio ambiente. Ha formado a más de 500 educadores de unos 10 estados estadounidenses, en los cuales se estima haber alcanzado a unos 150.000 niños.

Giovanni Cuocci (Italia)

En las afueras de Módena, en un rincón remoto de la Italia profunda, Cuocci vive la cocina como una forma de cuidar al territorio y a los sujetos que le rodean, a través de una inspiradora e innovadora cooperativa gastronómico-social donde los alimentos se transforman no tanto en recetas como en oportunidades para sus socios: personas con discapacidad intelectual con las que siembra, cría y trabaja artesanalmente lo mejor de las tradiciones comestibles de Emilia Romagna. En la granja-restaurante La lanterna di Diogene normaliza la interacción con uno de los colectivos más invisibilizados y desatendidos de nuestra sociedad, poniendo en valor sus capacidades.

Mario Castrellón (Panamá)

Apalanca internacionalmente la cultura gastronómica de un país por descubrir como Panamá, aprovechando su liderazgo como emprendedor para generar oportunidades de desarrollo social sobre todo en comunidades cafeteras en las que, si bien hoy se produce uno de los cafés más valorados y preciados del mundo (la variedad Geisha), los beneficios no se traducen en menores índices de pobreza ni mayor productividad. El chef de Maíto promueve dinámicas de comercio justo, espacios de formación y oportunidades de empleo a productores y mujeres en situación de vulnerabilidad.

Xanty Elías (España)

El chef de Acánthum, el único restaurante con estrella Michelin en Huelva (España), se empeña en el desarrollo de su región: como presidente de la Fundación Prenauta apuesta por el turismo, la innovación y el emprendimiento en el sector de la restauración. Con la idea de potenciar la educación alimentaria, lanzó Los Niños se Comen el Futuro (2018), iniciativa que contempla la incorporación de una asignatura de Cultura Gastronómica en escuelas de primaria que, en su programa piloto entre 2018-2019, se impartió a 2.200 alumnos de entre 6 y 7 años, en 50 escuelas de Andalucía.

Virgilio Martínez (Perú)

Desde Central, en Lima, Martínez le abrió márgenes insospechados a la cocina peruana desde una perspectiva abocada a la innovación y la exploración, construida a partir del trabajo de Máter Iniciativa, una plataforma interdisciplinaria con la que se adentra a una de las mayores biodiversidades del mundo bajo la premisa de que "afuera hay más". Con Mil, su más reciente apuesta en Cuzco, rompe esquemas frente a las ruinas incas de Moray con un modelo de interacción no invasiva en el que la herencia de comunidades ancestrales y el conocimiento generado desde la investigación se integran en una apuesta creativa sobre premisas como biodiversidad, sostenibilidad, intercambio de conocimientos y conexión con la tierra.

Cristina Martínez (México/ Estados Unidos)

En Estados Unidos, el temor a la deportación mantiene invisibilizados a más de un millón de trabajadores indocumentados. Y sin embargo, en Filadelfia, esta cocinera mexicana aprovecha el éxito de su restaurante South Philly Barbacoa (entre las mejores aperturas de 2016, según Bon Appètit) para darle voz a la polémica lucha de quienes trabajan sin papeles en tiempos de Donald Trump. Ha liderado la iniciativa #Right2Work, con la que promueve la conversación pública sobre las condiciones de este colectivo en la industria restaurantera, y genera espacios de encuentro para intercambiar información y apoyo entre quienes más lo necesitan. El alcalde de Filadelfia, Jim Kenney, le entregó el Nationalities Service Award por su lucha por los derechos de los inmigrantes y por su contribución a hacer de la ciudad un destino gastronómico. Su labor influyó también para una resolución del Consejo local que reconoce que el trabajo es un derecho humano independientemente del estatuto migratorio.

Douglas McMaster (Reino Unido)

Con Silo, el primer restaurante zero waste del Reino Unido, McMaster ha sido pionero de una visión que hoy se esparce internacionalmente, normalizando prácticas contracorriente y un modelo culinario “preindustrial” que inspira a jóvenes cocineros del mundo entero, en el que nada sobra: todo se transforma. Sustituye el concepto de recycle por el de upcycle, por el cual el material usado se transforma de forma creativa dando lugar a un objeto de calidad igual o superior al original. Este chef demuestra que los residuos solo existen porque no se sabe qué hacer con ellos y que la cocina puede ayudar a cambiar patrones de consumo en favor de la sostenibilidad entendida no como consigna, sino como realidad.

Anthony Myint (Estados Unidos)

Con convicción, persistencia y creatividad, Anthony Myint propone encarar, desde la cocina, uno de los desafíos más importantes de la sociedad global: el cambio climático. En San Francisco impulsa iniciativas como ZeroFoodprint, para evidenciar el impacto medioambiental de la restauración y ofrecer herramientas y soluciones para que cualquier chef reduzca o elimine su huella de carbono, en el país donde esté. Más de 30 influyentes restaurantes repartidos por el orbe, como Benu o Noma, aplican su metodología mientras que, con The Perennial Farming Initiative, promueve modelos de agricultura sostenible.

Lars Williams (Estados Unidos/ Dinamarca)

En Copenhague, el otrora director del Nordic Food Lab encarna una novedosa manera de entender la innovación. Con ojos de chef, traslada conceptos asociados al mundo de la cocina hasta el ámbito de los destilados con la empresa Empirical Spirits, con la que intenta “encapsular sabores de todo el mundo” con técnicas punteras de destilación y de fermentación. Junto a la activista y educadora Chido Govera, fundadora de Future of Hope en Zimbabwe, comienza a propiciar esquemas de innovación culinaria que favorezcan a comunidades excluidas donde ingredientes con potencial inexplorado (desde frutas silvestres hasta termitas) se transformen en productos singulares capaces de generar valor económico e identitario, cautivando a mercados globales.

Un jurado internacional presidido por Joan Roca y compuesto por algunos de los chefs más importantes del momento —Massimo Bottura, Manu Buffara, Eneko Atxa, Dominique Crenn, Yoshihiro Narisawa, Andoni Luis Aduriz, Enrique Olvera, Trine Hahnemann, Katina, Kyle Connaughton y Jock Zonfrillo— y un grupo interdisciplinar de expertos, será el responsable de seleccionar al ganador o ganadora de esta edición en el marco de la reunión anual del Consejo Internacional del BBC. La cita tendrá lulrgar este año en San Francisco, teniendo como anfitriona a la chef Dominique Crenn (Atelier Crenn, San Francisco, tres estrellas Michelin).

El anuncio del vencedor quien recibirá una dotación económica de 100.000 euros, que deberá destinar a una iniciativa que exprese el poder transformador de la gastronomía, se realizará el 16 de julio durante el Simposio ‘Sustainable Thinking’, con el que Basque Culinary Center abrirá un debate sobre el rol que juega la gastronomía en la sostenibilidad. Una cita en la que entendidos internacionales trazarán los retos y oportunidades ambientales, económicas, sociales y culturales que tiene la gastronomía por delante.

Recomendamos: Basque Culinary World Prize 2018: Jock Zonfrillo es el ganador

Joxe Mari Aizega, director general de Basque Culinary Center, ha recordado que "profesionales e instituciones del sector gastronómico han participado desde distintas partes del planeta, para ayudarnos a descubrir a una gran variedad de personalidades inspiradoras, cuyo trabajo demuestra el alcance social de la gastronomía cuando forma parte de un movimiento amplio y diverso. En su cuarta edición, Basque Culinary World Prize constata su poder con el mayor índice de participación e implicación hasta la fecha, un mayor número de nominaciones y alcance, y sobre todo, con la consolidación de un fenómeno multiplicador".

"Esta cuarta edición del Basque Culinary World Prize es necesaria para consolidar y seguir promoviendo los valores de excelencia, compromiso, calidad y vocación por la transformación que persigue el galardón. Bajo el marco de la estrategia integral Euskadi-Basque Country, Basque Culinary World Prize ha contribuido a que Euskadi siga siendo un referente internacional de excelencia en gastronomía y se muestre como un país con un modelo de calidad de vida y de cohesión social ejemplar, así como un territorio innovador y competitivo", argumenta Bittor Oroz, viceconsejero de Agricultura, Pesca y Política Alimentaria del Gobierno Vasco.

Fuente: Basque Culinary World Prize

Añadir nuevo comentario

Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

Credito
Redacción Excelencias Gourmet