Postres al Ron

Creado: Mié, 11/03/2020 - 12:42
Autor:
Credito
José Antonio Barreiro
Categoría
postres al ron-tiramisu

Cuenta la leyenda que estando el Príncipe de Gales, futuro Eduardo VII, en el restaurante Café de París, de Montecarlo, el famoso chef francés Henri Charpentier quiso sorprenderlo con un postre digno de un soberano.

Para ello escogió preparar un plato tradicional de Francia, los crepes, a los que decidió cubrir con una salsa especial de frutas y licores. Sin embargo, el nerviosismo le jugó una mala pasada, y los licores se derramaron sobre la sartén, incendiándola, en el momento que freía los crepes.

Ya no había tiempo para más. El soberano estaba apurado. Y decidió servirle así mismo el postre. A los pocos minutos el Príncipe de Gales hacía llamar a Charpentier a la mesa para felicitarlo y pedirle el nombre del plato. El chef inventó enseguida: "Son crepes princesse, Su Majestad". Pero el futuro monarca, que estaba acompañado de una joven señorita llamada Suzette, le corrigió: "No, se llamarán crepes Suzette".

Así quedó bautizado uno de los postres más famosos de la cocina gourmet, preferido por Hemingway, uno de los tantos que tienen algún tipo de bebida alcohólica como ingrediente para realzar su sabor y darle un toque distintivo al paladar.

La utilización de rones, brandys, vinos y licores en la cocina es tan antigua como la humanidad. Se sabe que los griegos y romanos gustaban aderezar sus comidas con vinos, además de consumirlo abundantemente solo, y existen vestigios de que hasta los chinos desde los tiempos más remotos ya flameaban muchos de los platos que le presentaban al emperador.

Los vinos, por ejemplo, si son livianos y dulces pueden ser un buen acompañante de fruta macerada para hacer un ponche; aunque si se trata de un vino tinto con cuerpo lo mejor es utilizarlo como base para mejorar el gusto de salsas de tomate y guisos. El vino, sea blanco o tinto, de acuerdo al gusto y el tipo de plato a preparar, es también utilizado por los chefs para desglacear una sartén, pues crea una salsa o una base para sopa muy sabrosa.

Mientras que la cerveza puede mezclarse en diferentes pastas destinadas a rebozar, ya que la levadura contenida en ella le da una ligera hinchazón, como de hojaldre, a la mezcla. También el toque algo picante del brandy y el sabor dulzón del ron son muy apreciados para hacer un budín de pan u otros postres, dado que su contenido alcohólico disminuye mucho durante la preparación y, sin embargo, aporta un sabor especial.

Y es que el alcohol añade profundidad, acidez y cuerpo a muchos platos, por lo cual es abundantemente utilizado no sólo en comidas calientes,sino también en la pastelería, donde forma parte de muchos «postres alcohólicos» famosos, desde los crepes Suzette, pasando por el tiramisú italiano, hasta los criollos plátanos en tentación o al ron.

Así, en las tendencias actuales de la pastelería, que favorece los postres cada vez más estilizados, los alcoholes han tomado un puesto importante dentro de la lista de ingredientes, o para utilizarlos en flamear un plato final, ya que incluso los nutricionistas aconsejan su consumo moderado después de una comida, en aras de facilitar los procesos digestivos.

Postres al Ron. Recetas

Tiramisú

Ingredientes

  • 500 grs de queso mascarpone (queso italiano especial para tiramisú)
  • 6 huevos
  • 6 cucharadas de azúcar
  • 1 sobre de azúcar vainillado
  • Café fuerte ron o algún licor
  • 400 ó 500 grs de bizcochos

Preparación

  • Mezclar las yemas con el azúcar. Añadir el mascarpone y mezclar hasta obtener una crema homogénea.
  • Echar tres cucharadas de ron y a continuación las claras batidas a punto de nieve. Mezclarlo todo suavemente.
  • Poner el café y otras tres cucharadas de ron en una fuente, depositar los bizcochos en esta mezcla, cubrir con una capa de mascarpone y seguir agregando capas de bizcochos y queso.
  • Guardarlo dos horas en la nevera y añadir cacao amargo antes de servir.

Crepes suzette

Ingredientes

  • 500 gr. de harina tamizada
  • 200 gr. de azúcar en polvo
  • Una pizca de sal fina
  • 6 huevos
  • 1,5 litros de leche
  • 100 gr. de mantequilla
  • Una taza de zumo de naranja, mandarina o limón. Grand Marnier u otro licor de naranja vainilla brandy

Preparación

  • Mezclar la harina, el azúcar y la sal.
  • Batir los huevos uno a uno y añadir la leche poco a poco.
  • Perfumar con vainilla y licor de naranja. Cocer la masa en sartenes pequeñas, de base gruesa. Dejar aparte las crepes.
  • En otra sartén preparar una salsa con la azúcar, mantequilla, zumo de naranja y limón, Grand Marnier u otro licor de naranja.
  • Reducir la salsa, empapar las crepes que se pliegan en cuatro y flamear con brandy al momento de servir.

Fuente: Revista Excelencias Turísticas No. 77

Añadir nuevo comentario

Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

Credito
José Antonio Barreiro