8 cocteles habaneros (II Parte y Final)

Creado: Mar, 15/10/2019 - 09:00
Autor:
Credito
Jorge Méndez Rodríguez-Arencibia
Categoría
cocteles-habaneros

Al repasar la historia y evolución de la coctelería cubana, resalta un significativo número de composiciones con nombres en inglés. Si bien esta tendencia pudiera considerarse como suerte de culto por lo foráneo, no se pueden obviar dos realidades que convergen entre finales del siglo XIX y la década de los 50 del siglo XX. Por una parte, la inevitable influencia que ejercieron destacados bármanes norteamericanos, sobre todo durante aquel gran despegue de la cantina criolla en el período de la llamada Ley Seca o Ley Volstead (1920-1935), que provocó grandes oleadas de estadounidenses a los bares de la Isla. Igualmente, la primera mitad del pasado siglo estuvo marcada por modas, modos y modismos venidos "del Norte": disímiles compañías, bancos, entidades, instituciones, centros de enseñanza, comercios, sociedades e instalaciones de recreo fueron bautizadas con el idioma del vecino.

Recomendamos: Cocteles habaneros (I Parte)

Así, en los recetarios de la Mayor de las Antillas se inscribendenominaciones tales como Ardsley, Auto Club, Bacardí Cocktail Special, Banana Happy, Booby, Bowman, Charlie Rose, Colonial Days, Country Club, Four Dollars Cuba, Havana Beach Special, Havana Special, Havana Yatch Club, Jersey Sour, Jersey Sunset, Ladies Best, Mauser, Miami, Miramar Yatch Club, Morning Star, Palm Beach, Pan American Airways, Plantation Delight, Robertson Special, Rum and Honey, S.O.S. Cocktail, Union League, Vedado Tennis y Wall Street, entre otros.

La simpatía que identifica a quienes habitan en esta Isla, también inspiró genuinos gestos de admiración a reconocidas personalidades en las artes, lo que dio lugar a varios tragos identificados con el estrellato de la cinematografía clásica y la literatura: Charlie Chaplin, DorothyGish, Douglas Fairbanks, Ernest Hemingway Special, Greta Garbo y Mary Pickford.

Bien pudiera resultar extensiva la anterior reflexión a los tiempos actuales. No dudamos que la lengua de Shakespeare goza de universalidad y es la más recurrente para hacernos entender con quienes no hablan nuestro idioma. Pero, ¿realmente es necesario que hasta en la modernidad que vivimos se utilicen nombres anglosajones para referirse a creaciones nacidas en este caribeño país? Surjan, entonces, muchos otros tragos de calidad, cubanos…y en español.

Cocteles habaneros

Havana Special

A comienzos del siglo XX, el magnate norteamericano Henry Flager estableció una vía férrea entre las ciudades de Nueva York y Miami, que se extendía luego desde el sur de La Florida hasta Cayo Hueso. Se le llamó HavanaSpecial al lugar de donde salía, hasta el Puerto de La Habana, una embarcación de gran envergadura conocida como ferry-boat (transbordadores marítimos) en la cual se trasladaban personas, cargas y vehículos hasta el litoral de la capital cubana, para continuar viaje a Santiago de Cuba, también por ferrocarril. Constantino “Constante” RibalaiguaVert tomó dicha denominación para bautizar el homónimo coctel, incluido entre los diez clásicos cubanos.

Ingredientes y preparación

En la coctelera, verter:

  • 45 mL de jugo de piña
  • 45 mL de ron Havana Club Especial
  • 5 gotas de licor Marrasquino
  • 5 o 6 cubos de hielo

Batir a mano y servir colado en copa para coctel. Se puede decorar con una rodaja de piña.

Bellomonte

Nombre dado por el lugar donde fue creado: el Mirador de Bellomonte, ubicado en una elevación frente a las playas del Este de La Habana. Coctel clasificado como “de fantasía”, muy consumido y gustado durante la década del 80 del siglo XX.

Ingredientes y preparación

En una copa para agua, verter:

  • 5 mL de granadina y 5 mL de licor de cacao, en el fondo
  • Una rodaja de limón, que cubra la mezcla de granadina y licor de cacao

Confeccionar un frapeado, en la batidora, con:

  • 7 g de azúcar refino
  • 7 mL de zumo de limón
  • 5 gotas de licor Marrasquino
  • 45 mL de ron blanco
  • Hielo triturado

Verter el frapeado en la copa para agua, cuidando que con la rodaja de limón se mantenga separada la anterior mezcla de granadina con licor de cacao.

Decorar en el tope del frapeado con:

  • Licor de menta verde, rociado
  • Una guinda roja
  • Un gajito de hierbabuena

Cubanito

Se atribuye su creación al cantinero Gerardo Febles, del antiguo restaurante-bar Lafayette, ubicado en La Habana Vieja. Puede considerarse como la variante cubana del Bloody Mary. Febles tenía la costumbre de incorporarle una cucharadita de la salmuera de las aceitunas, dándole un toque original al trago.

Ingredientes y preparación

En un vaso tubular de 240 mL, aproximadamente, verter:

  • 1 cucharilla de zumo de limón
  • 1 pizca de sal
  • 1 gota de salsa picante (opcional)
  • ½ cucharilla de salsa inglesa Worcestershire
  • 45 mL de ron blanco
  • 90 mL de jugo de tomate
  • 15 mL de salmuera (extraída de los pomos de aceitunas)
  • Hielo en trozos

Revolver bien y decorar con rodaja de limón. Presentar con dos absorbentes o pajillas largas.

Almendares

Nombre de un caudaloso río que atraviesa la provincia de La Habana, con desembocadura en el litoral norte de la capital. Originalmente, tuvo como topónimo aborigen Casiguaguas; en tiempos de la colonización española, La Chorrera; y finalmente, el actual. Con el mismo nombre se identifica a uno de los mayores puentes de Cuba, el cual atraviesa dicho río, enlazando los municipios de Plaza y Playa. Así se llamó también uno de los cuatro equipos principales de béisbol existentes en Cuba hasta comienzos de la década del 60 del siglo XX, cuyo emblema era una letra A y un alacrán de color azul. Se estima su creación en la década del 30 del siglo XX.

Ingredientes y preparación

En la coctelera, verter:

  • 5 gotas de granadina
  • 5 gotas de licor Curaçao blanco o rojo
  • 45 mL de jugo de piña
  • 45 mL de ron blanco
  • Hielo en trozos

Batir esta mezcla durante 30 s. Colar y servir en copa para coctel alta, previamente enfriada.

Foto portada: Havana Club

Añadir nuevo comentario

Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

Credito
Jorge Méndez Rodríguez-Arencibia