Una bebida exótica de Cuba: el Prú Oriental

Creado: Mar, 27/09/2016 - 14:19
Autor:
Credito
Por: Eduardo L. Caballero Poutou
Categoría
Una bebida exótica de Cuba: el Prú Oriental

Fueron Lescaille, Despaigne, Courouneaux u otros como Hereaux, Savigne, Rousseaux los llegan a mi mente con el aroma del café y el tabaco en la casa de mi bisabuela por allá por las tierras del Oriente cubano.

 

Cualesquiera de ellos o todos fueran, colonos franceses blancos con sus esclavos, negros y mestizos libertos llegaron a la Isla de Cuba huyendo de la rebelión que dio la independencia a ese pedazo del Caribe (1804) bautizado luego con su nombre aborigen por Jean-Jacques Dessalines: Haití … y con ellos llegaron costumbres que se expresaron en su vida cotidiana y cuyo refinamiento y maneras poco a poco fueran penetrando las propias de buena parte de los criollos y peninsulares asentados en las proximidades de sus cafetales, haciendas y poblados donde llegaran a ocupar un espacio significativo, dígase las serranías de Santiago de Cuba, Guantánamo, Granma y Cienfuegos. Vestuario, estilos y modales refinados, arte y gastronomía a la francesa, entre otros, entraron al ámbito cubano en los albores del siglo XIX.


Mas esa inmigración no solo legó una culinaria para deleite del paladar de la alta sociedad en lujosos salones, sino también algunos platos y bebidas más simples, aporte de los negros esclavos y libertos, que iban a la mesa cotidiana. Así ha llegado a nuestros días una bebida “ecológica”, para refrescar y aliviar la fatiga producida por el intenso calor y el trabajo: el Prú  Oriental.


No he encontrado referencias al significado y origen del nombre, al parecer africano, y se trata de un preparado no alcohólico, de color ámbar, con aromático olor y un agradable sabor sui géneris, conseguido de la fermentación ligera de una infusión elaborada a base de raíces, tallos y hojas de plantas originarias de países del Trópico y especialmente de las Antillas y Oceanía.


¿Cuáles son sus ingredientes?

    Raíces de bejuco ubí (Cissus verticillata)
    Bejuco jaboncillo (?)
    Jengibre (Zingiber officinale)
    Hojas de Pimienta de Jamaica (Pimenta dioica)
    Ramas de Canela (Cinnamomum_verum)
    Raíz de China (?)
    Azúcar cruda
    Agua

Su preparación es muy simple. Luego de limpiar cuidadosamente los ingredientes (los tallos y raíces se rascan superficialmente con un cuchillo y se cortan en trozos pequeños y las hojas de desmenuzan) se colocan todos en una cazuela con agua en proporción adecuada dejando hervir aproximadamente 2 horas. Se retira del fuego, se deja enfriar a temperatura ambiente y se cuela.

 

La infusión se deja reposar unas 12 a 24 horas en botes de madera u otros recipientes ligeramente tapados. De ahí se le añade el azúcar crudo y se revuelve hasta que quede totalmente diluida.  Se envasa en botellas tapadas y se deja reposar hasta 72 horas más a temperatura ambiente, preferentemente en espacio cálido y seco.

 

Llegado a este punto ya el prú solo necesita guardarlo en la nevera para consumirlo bien frío o servirlo con unos cubos de hielo, pero antes envase una porción (prú madre) y resérvela para añadirla a la próxima elaboración, pues esto reducirá el tiempo de proceso para disfrutar de la bebida a tan solo 24 horas.


Si usted es de los que prefiere “empinar el codo” y le gusta el mojito, el cuba libre y el daiquirí podría experimentar, si le place, a convertir esta sana bebida en un coctel espirituoso añadiéndole un poco de aguardiente de caña de azúcar y dejar el preparado en reposo otras 72 horas más antes consumirlo. Pero preferentemente le sugiero tomarlo al natural que es lo ideal, porque el prú oriental además de ser una deliciosa bebida refrescante posee las propiedades medicinales de sus ingredientes: analgésico, digestivo, antioxidante, antihistamínico, alivia la tos y la fatiga, disminuye la presión arterial, anticoagulante (no se recomienda consumir durante el embarazo y a niños pequeños), antiséptico y …. como contiene los principios activos del jengibre hasta se habla de efectos afrodisíacos!!!


De este modo amigos, es posible degustar el prú oriental en diferentes lugares de la geografía cubana, mas la meca de esta bebida está en las provincias orientales de Cuba. No se marche de esa región sin el placer de haber consumido un producto que forma parte del patrimonio cultural de Cuba elaborado por los herederos de los autores originales: el exótico Prú oriental. Ríndale así una vez más su homenaje a este “ajiaco cultural” nacido en Las Antillas y el Caribe insular.

Añadir nuevo comentario

Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

Credito
Por: Eduardo L. Caballero Poutou