SABOREAR-TÉ

Creado: Mar, 03/05/2016 - 18:38
Autor:
Credito
Por: Sommelier Martha Señán
Categoría
SABOREAR-TÉ
En un mundo donde beber es una actividad social, las infusiones van ganando cada vez más protagonismo, sobre todo por sus bondades para el cuerpo y el espíritu. Pero al degustar el frío o humeante líquido no siempre conocemos la mejor compañía, el alimento con el que se logra un encuentro amistoso y feliz.
De ahí que le propongamos una breve guía para saborear otra dimensión del té y alcanzar el máximo placer. Demostrando una vez más que, cuando se habla de maridaje, no siempre valen los vinos.
Como en toda armonización lo que se busca es lograr un equilibrio, evitando que un alimento opaque el sabor del té o viceversa.
 
Té Negro
Marida con las carnes (sobre todo jamones) y con platos que contengan salsas picantes.
Van bien con alimentos dulces, como los pasteles de chocolate.
 
Té Verde
Es el más consumido en Oriente, no solo por tradición sino por sus propiedades antioxidantes. Habitualmente se toma caliente, acompañando platos de pescados y otros alimentos procedentes del mar, además de aves y vegetales.
Por su ligereza, no se aconseja junto a embutidos grasos, comidas muy suculentas o muy dulces. Se puede tomar muy bien con postres de frutas cítricas y cremas agrias.
 
Té Rojo
De sabor ahumado. Contribuye a reducir el nivel de grasas.
Se recomienda como acompañamiento de platos copiosos, que contengan queso o aceites.
 
Té Blanco
Consumir preferentemente en las tardes  o noches ya que contiene menos teína que el resto de las variantes de té. Su aroma delicado y exclusividad hacen que casi siempre se consuma sin acompañamientos.
Existen algunos comensales que lo combinan con platos muy sutiles, etéreos, como pequeños dips con queso crema, volován o vol-au-vent, crostinis, queso feta y aves con salsas poco condimentadas. Puede contrastar con carnes rojas de fácil confección, sin sobrecargar el adobo.
 
Té Azul
El Oolong es un té chino tradicional (Camellia sinensis) que queda entre el verde y el negro en oxidación, lo cual le da un característico tono azulado. Está entre los más servidos en los restaurantes chinos tradicionales.
Es ideal para acompañar crudos, alimentos ahumados (jamones, salmón…), sushi, carnes como Bife Strógonoff, buey Wellington y Barón de Cordero, ya que beneficia la digestión.

Añadir nuevo comentario

Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

Credito
Por: Sommelier Martha Señán