José Carlos de Santiago: “la gastronomía es un sector básico para el turismo”

Creado: Lun, 07/11/2016 - 19:32
Autor:
Categoría
José Carlos de Santiago: “la gastronomía es un sector básico para el turismo”
A propósito del recibimiento del Presidente de la República Dominicana, Danilo Medina, a miembros de la Academia Iberoamericana de Gastronomía (AIG), Excelencias News Cuba entrevistó al señor José Carlos de Santiago, Embajador de dicha institución y Presidente Editor del Grupo Excelencias, para conocer detalles del tema.
José Carlos, usted es Embajador de la Academia Iberoamericana de Gastronomía y motor impulsor de la creación de academias de ese tipo en el Caribe, cuéntenos, por favor, cómo y cuándo surgió la idea de fundar estas instituciones en la región. 
Hace aproximadamente ocho años, el señor Nicolás Muela, presidente fundador de la Academia Iberoamericana de Gastronomía me solicitó la posibilidad de apoyarlos, con un nombramiento como Embajador de la misma, quizás debido a mis relaciones gubernamentales, mi conocimiento gastronómico, social y político del mundo de Iberoamérica y el Caribe.
Dado este reclamo, les propuse empezar con academias en el mundo del Caribe, entre ellos Cuba, República Dominicana y Puerto Rico, como los tres países del mundo hispanohablante más cercanos. 
También hablamos y sugerimos otros países que son del habla holandesa y tienen el español como un segundo idioma o tercero y que eran fáciles de contactar y unirse a una Academia como la nuestra; incluimos también a países de Centroamérica y Suramérica, que no tenía hasta ese momento este tipo de entidad.
Así, comenzamos con Panamá, que ya hoy tiene su Academia, pasamos a Costa Rica, El Salvador, Guatemala e hicimos presentaciones en el resto de los países de esta región. 
Poco a poco eso fue creciendo. Se fue explicando lo que era una academia de gastronomía, no desde el punto electivo, sino desde lo que es la gestión de una institución de este tipo, lo que una academia hace es determinar criterio y tiene como objetivos recuperar, mantener y actualizar la cocina tradicional, popular y anónima. 
Inmediatamente presentamos a la Academia Iberoamericana, explicamos su relación con la Real Academia de Gastronomía Española (RAGE) y cómo busca, en los países donde se crea, ser una entidad independiente, componerse por personas oriundas o muy afines al país y luchar por los orígenes de la gastronomía y su posicionamiento en la investigación de los alimentos, enseñar el arte del buen comer.
La primera fase, por tanto, fue presentar las funciones de una academia de gastronomía. 
 
¿Podría detallarnos cuáles son esas funciones? 
El montaje de una academia puede llevar de entre 3 y 5 años para su consolidación como institución, las academias, como todos conocen son entidades de larga historia—vea por ejemplo las de la lengua, de la historia, de las ciencias y de la medicina—, las academias no son instituciones de correr, sino de hacer las cosas bien, dando pasos seguros, fomentando.
Una academia otorga y da criterio, investiga antropológicamente los orígenes de la gastronomía, es asesora de gobiernos y de entidades privadas.
Está compuesta por gastrónomos y no por gastronómicos, puesto la Academia no debe tener chefs en su interior, ya que los chefs serían juez y parte y en este caso, entre las funciones que tiene la Academia y los académicos, por supuesto, están la divulgación, el análisis, el estudio, la promoción, el asesoramiento, la certificación, y la valoración de la calidad de los chefs y restaurantes del país, otorgando un criterio diferente y objetivo e interpretando internacionalmente, como una guía, los diferentes elementos de la gastronomía de un país. 
La Academia debe también apoyar a las universidades, con la experiencia de academias internacionales— como la RAEG, la AIG, la Internacional, la Mediterránea y todas las academias del mundo— que comparten ideas y experiencias entre sí, apoyan directamente para mejorar los planes de estudio de las universidades, los criterios de selección y el otorgamiento de ayudas o becas para los estudiantes, entre otras funciones. 
 
Las academias de gastronomía tienen una relación simbiótica con algunas instituciones ministeriales de los países donde se crean, ¿cómo se da esta relación?
Estas academias están asociadas a seis ministerios básicamente, el del Turismo, del cual es uno de sus pilares, el de Sanidad, por supuesto, por la salud pública, luego el de Agricultura y Ganadería, puesto que de él surgen los alimentos básicos con los que haremos la canasta de la compra, luego estará el de Cultura, ya que la gastronomía es patrimonio cultural y luego el de Educación, porque si no damos educación como asignatura es difícil que las personas, los niños fundamentalmente, aprendan a comer bien. 
Por último, está el ministerio de Comercio, la gastronomía está sujeta y es muy cercana al mundo del comercio, a fin de cuentas está presente en los restaurantes, tiendas, lugares donde se comercia que deben estar asesorados por entidades como esta academia ente otros. 
 
El sector turístico es uno de los más cercanos quizás, ¿qué papel juega la gastronomía en este sentido?
La gastronomía es un motor básico para sectores como el del turismo. Un turista, cuando llega a un país, lo primero que hace es comer y lo hace varias veces al día y busca la comida más típica de ese país y si podemos darle una comida tradicional, bien preparada e incluso sofisticada, basada en los orígenes de los alimentos que se producen nacionalmente, siempre será bien recordado. 
Esa es una de las cosas que tiene la Academia de Gastronomía, precisamente apoyar a esos países a que en el turismo se den diferentes elementos que le den calidad y lo conviertan en un destino deseado, no solo porque tenga sol y playa, sino porque atesore elementos culturales donde la gastronomía resulta primordial. 
 
Hablemos de República Dominicana. Usted, además, es fundador y artífice, desde 2014, de la Academia Dominicana de Gastronomía (ADG), nombrado también como su presidente de honor, ¿puede relatarnos cómo sucedió esto?
La idea de la creación de la ADG surge después de conversaciones con algunos ministros de ese país, por ejemplo, con Félix Jiménez (Felucho), el anterior ministro de Turismo, al cual le pareció interesante y útil para la nación. 
Posteriormente, con el cambio de Gobierno y un nuevo nombramiento de ministros, se planteó el mismo proyecto de abrir una academia esta vez al señor Francisco Javier García. 
La República Dominicana (RD) estaba luchando entonces, por intereses presidenciales, por alcanzar 10 millones de turistas en 10 años, meta que se ha cumplido ya durante los 5 primeros años, con 5 millones de turistas. 
Al mismo tiempo, pretendían elevar la imagen país, sobre todo la imagen de calidad país hacia el exterior y eso, turísticamente hablando, era súper importante desde el punto de vista de la gastronomía.
RD posee una excelente oferta gastronómica, desafortunadamente esa extraordinaria oferta no está bien representada en los diferentes restaurantes del país, incluso los de mayor calidad son restaurantes de cocina internacional y es necesario potenciar la imagen y la cultura gastronómica dominicana, desde la más ancestral hasta la más evolucionada por los jóvenes chefs como María Marte, que es hoy la primera chef dominicana con dos estrellas Michelin y que ha conseguido poner el nombre de una chef dominicana en el mundo de las estrellas y en la élite de los cocineros. 
Francisco Javier García se plantea entonces la puesta en marcha de la ADG, para ello sostenemos una reunión con el presidente de la República, Danilo Medina, en octubre del 2014. En esta primera reunión con el Presidente, este da un impulso definitivo al proyecto y sede a la Academia el Salón de Prensa para hacer el primer comunicado oficial de la ADG, desde el Palacio Presidencial de la RD. El Presidente ofreció así el apoyo necesario para que esta institución pudiera crecer y desarrollarse y sugirió escuchar sus opiniones. 
El señor Medina me propone entonces, que como yo había fundado la Academia y había ayudado a crearla debía quedarme apoyando como Presidente de Honor de la misma, cargo de acepto y que hasta el día de hoy sigo manteniendo. 
En la Academia los cargos de académicos y de Presidente de Honor Fundador son vitalicios, el de Presidente Ejecutivo está sujeto a la normativa de los estatutos.
 
A dos años de creada, ¿ha influido la ADG en la calidad, consolidación y regulación del patrimonio culinario de ese país? 
Durante el primer periodo de establecimiento, legalización, estatutos, puesta en marcha de la ADG, el señor José Miguel González Cuadra cede la Presidencia al señor Luis Ross, actual presidente ejecutivo de la misma. 
El señor Ross está conformando actualmente un equipo de nuevos académicos para apoyar la divulgación de la entidad y se propone que la suma del esfuerzo de todos sea el éxito de la consolidación de este proyecto.
Esta es una Academia joven y por lo tanto tiene que ir robusteciéndose, pero con personas que tengan el tiempo, el conocimiento y la experiencia como gastrónomos. 
Con la presidencia de Don Luis Ross, los pasos de parte de un hombre tan profesional y tan formal serán marcados, acompañado por los académicos, definirán el interés que el país ha puesto y demostrará que los dominicanos han decidido crecer en este sentido.
 
Recientemente el presidente Danilo Medina recibió a miembros de la AIG, incluido su presidente, Don Rafael Ansón. ¿El hecho de haber sido recibidos por el mandatario de este país significa entonces que Dominicana le está dando una alta prioridad a su desarrollo gastronómico? 
Tuvimos el honor de que, el 13 de octubre del 2016, el presidente Danilo Medina recibiera a la Academia, acompañada en esta ocasión por Don Rafael Anson Oliart presidente de la Real Academia de Gastronomía Española, Presidente de Honor de la Academia Internacional de Gastronomía, presidente de la Academia Mediterránea de Gastronomía y presidente de la Academia Europea de Gastronomía. 
El señor Ansón es la persona que ha conseguido que la gastronomía iberoamericana se posicione entre los primeros puestos de las academias del mundo.
El presidente Medina tuvo esta vez a bien citar a sus Ministros: Ángel Estévez, ministro de Agricultura; Andrés Navarro, ministro de Educación; Altagracia Guzmán Marcelino, titular de la cartera de Salud Pública; Francisco Javier García, ministro de Turismo; Temístocles Montás, ministro de Industria y Comercio, y Pedro Vergés, ministro de Cultura, los cuales estuvieron presentes con nosotros durante casi una hora, hecho que es algo atípico en los encuentros del Presidente y demuestra una vez más que el gobernante busca lo mejor para su nación, poniendo los medios necesarios para que pueda evolucionar e ir adelante esta institución tan importante para cualquier país. 
El seguimiento y el apoyo lo tendrá la ADG y poco a poco se verán los frutos. 
 

Añadir nuevo comentario

Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.