Viene bien con cerveza

Creado: Mar, 14/04/2020 - 02:44
Autor:
Credito
Martha Señan Hernández
Categoría
cervezas

Las armonías gastronómicos con la cerveza como estrella son aún un firmamento por descubrir. Mucho se ha escrito acerca de un tema que apasiona tanto a miembros directos de la industria como a restauradores y, por supuesto, a los consumidores, que son en definitiva quienes experimentan la riqueza de las sensaciones aportadas por las armonías y contrastes sugeridos por chefs, sumilleres y restauradores; pero todavía hay más.

En líneas habituales podemos decir que la cerveza armoniza perfectamente con los platos en los que vencen los ácidos como los escabeches, o en los que encontramos tomate; con las ensaladas, salpicones y marinados aliñados con vinagretas, algunas verduras e incluso con salsas a base de mostaza. Los platos muy especiados y con picante como los de la cocina mejicana, japonesa o platos con ajo y pimentón como el chorizo; los agridulces en la cocina oriental y la adición de mostaza y kétchup a las hamburguesas hacen de la cerveza el acompañamiento indispensable. 

Los ahumados y los marinados encuentran en la cerveza la compañera ideal así como en muchos embutidos. Y en cuanto a las grasas, la cerveza es buena compañera para acompañar platos de fritos, pescados azules, huevos y quesos. Sabores amargos, como las alcachofas y las endibias se equilibran con cervezas con cuerpo. Además, todos aquellos platos que se elaboren con cerveza pueden ser escoltados con la misma.

No obstante, existen otros atractivos que la cerveza ofrece al público ávido de nuevas emociones y con muchas ganas de experimentar. 

Armonías con cerveza

cervezas-armonias

Carnes 

Cerdo: Debido a su alto contenido en grasas combina bien con cervezas estilo Lager o Pilsen. Se recomienda la elección de cervezas ligeras y suaves para acompañar las carnes de cerdo grasas.

Embutidos: Las de cuerpo para embutidos cocidos y ahumados y lago peor con los de curación natural aunque una cerveza ligera y suave va perfectamente con el chorizo.

Vaca o buey: Hechas a la brasa combinan bien con cervezas rubias, ligeras y suaves. Las de Buey con Lager e incluso algunas Ale.

Cordero: Dependerá de la forma en la que esté confeccionado. (argumentar o eliminar)

Pollo: La cerveza es más fuerte que los sabores suaves de las aves de corral por lo que se utilizará si está presente en el guiso o si se utilizan ácidos o especias en su elaboración.

Quesos

Se pueden mezclar quesos cremosos y frescos con cervezas sin alcohol que puede dar una buena referencia para este nuevo tipo de bebida y con cervezas Lager-Pilsen. Los semicurados y los ahumados se pueden mezclar con Lager especiales además de los curados con cervezas de abadía. Cuando los quesos ganan mayor maduración y son más añejos requieren cervezas de mayor grado y cuerpo.

Pescado

Pescado azul: Por su alto contenido en grasa armoniza muy bien con la cerveza. Es perfecta para los ahumados, pescados en salazón, carpaccios de pescados azules, marinados, a la espalda, los escabeches, las frituras y las conservas.

Mariscos

La suavidad de las cervezas claras combina perfectamente tanto con el marisco, los moluscos al vapor y los cefalópodos.

Verduras

A pesar de que podría ser embarazoso establecer maridajes entre verduras y determinadas bebidas, las cervezas suaves suelen casar bien. 

En las elaboraciones a base de tomates, la cerveza combina muy bien y es excelente para las verduras amargas como la alcachofa, que siempre da la nota con cualquier bebida. Los espárragos combinan muy bien con cervezas ligeras.

Los gazpachos con su contenido en ácido combinan muy bien con cervezas Lager. Las cervezas de cuerpo medio y ligeras maridan muy bien con todo tipo de ensaladas si estas son amargas combinarán mejor con las de más cuerpo, pero de poco amargor. 

Fuente: Revista Excelencias Gourmet No. 73

Añadir nuevo comentario

Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

Credito
Martha Señan Hernández