Diciembre a la carta

Creado: Vie, 28/12/2018 - 13:00
Autor:
Categoría
gastronomia

Cada país es un mundo, y nada mejor para confirmarlo que las típicas festividades de diciembre. Incluso en una misma nación hay tradiciones que perduran, mientras otras se mezclan con influencias foráneas o ceden el paso a iniciativas renovadas. La gastronomía, sin embargo, continúa siendo protagonista de estas fechas: un legítimo motivo de reunión entre amigos y familiares, para despedir 12 meses de nuestras vidas y esperar en compañía el nuevo año.

Por la diversidad cultural que le distingue, Iberoamérica en particular muestra una amplia variedad de bebidas y platos que señorean en las mesas decembrinas y que, en no pocos casos, experimentan variaciones de una región a otra. Desde Excelencias Gourmet te compartimos algunos de esos manjares, símbolos indiscutibles de los países representados en la Academia Iberoamericana de Gastronomía (AIGB).

Argentina

Las ensaladas y platos fríos son el entrante estrella de las comidas navideñas, principalmente el vitel toné, que suele prepararse con carne vacuna acompañada de una salsa hecha de atún, huevo, crema de leche, anchoas y alcaparras. Como plato principal, se prefiere el asado o carne a la parrilla. Los helados, tartas congeladas y el pan dulce (panettone) constituyen postres habituales, junto a los turrones y chocolates. Entre las bebidas predominan el vino, la sidra y el champagne.

Brasil

Mezcla de ingredientes y costumbres locales, las cena de Navidad y Nochevieja en este país son un auténtico caleidoscopio de sabores. Por lo general se centran en torno a un pavo asado acompañado por frutas tropicales, aunque también tienen relevancia el jamón, el arroz, la col rizada y otras ensaladas. En algunas partes del sur, se degustan postres como el strudell alemán y el popular panettone de origen italiano.

Colombia

Los tamales y el lechón son platos típicos de las cenas de Nochebuena y fin de año. También se han popularizado el pavo asado, y otras delicias culinarias como las empanadas o el tradicional sancocho. No pueden faltar entre los postres: buñuelos, natillas, galletas y la torta de pastores, una especie de bizcocho enriquecido con nueces, almendras, frutas y arroz con leche. Dos de las bebidas icónicas en estos días de festividad son el sabajón (a base de huevo y aguardiente) y el masato de maíz (a base de maíz fermentado).

Cuba

Las cenas del 24 y el 31 de diciembre no están completas sin el lechón asado, el congrí o moros y cristianos, la yuca con mojo, los tostones de plátano verde, y ensaladas de estación como la lechuga, el tomate y la col. Buñuelos, dulces en almíbar y turrones seducen a los incondicionales amantes de los postres. Como complemento de la cena, destacan la cerveza y el vino, mientras la sidra se reserva para el brindis.

Chile

El pollo o el pavo asado forman parte de las delicatessen gastronómicas de diciembre en este país. Algunos de sus platos más representativos son el Pan de Pascua, y el tradicional licor conocido como Cola de mono, que se elabora con leche, café, aguardiente, canela y azúcar.

España

Diferentes entrantes y aperitivos, tanto fríos como calientes, anuncian suculentos menús que incluyen desde mariscos y pescados, hasta asados, cremas, sopas y embutidos ibéricos. Algunas de las comidas más emblemáticas varían según cada comunidad: sopa de pescado (País Vasco), cardo con almendras (La Rioja), bacalao cocido con coliflor (Galicia), canelones de San Esteban (Cataluña), capón relleno (Castila y León), perdiz estofada a la toledana (Castilla-La Mancha), además de otros platos distintivos. Los turrones, mazapanes, mantecados y polvorones conforman una selecta variedad de postres. Una arraigada tradición es comerse 12 uvas (una por cada campanada) a las 12 de la noche del 31 de diciembre.

México

Sin duda, el pavo o guajolote relleno es el plato navideño por excelencia en México. Otras propuestas gastronómicas típicas de esta temporada son el bacalao, los tamales y los romeritos; además de dos postres capaces de cautivar a los comensales más exigentes: los buñuelos y la ensalada navideña de manzana,  que incluye entre sus ingredientes piña, nueces y uvas. Entre las bebidas más comunes por estos días están el ponche, el champurrado (a base de maíz, chocolate y agua con vainilla) y el atole de guayaba.

Panamá

El jamón, el pavo y el pernil coronan las mesas panameñas en Navidad. Tampoco pueden faltar los tamales, el arroz con guandú y la ensalada de papas. La rosca de huevo y las bandejas con manzanas, peras y uvas, reinan en las casas junto con el tradicional dulce de frutas. Y para beber, el ron-ponche siempre es la primera opción, sobre todo si se toma frío.

Paraguay

Durante los festejos de fin de año nunca faltan en las mesas de este país, la sopa paraguaya, el chipa guasu (torta de maíz  cocida al horno) y el clericó, una bebida que se prepara con frutas de estación, vino tinto y abundante hielo con un poco de azúcar al gusto. En ocasiones se utiliza sidra en lugar de vino para su elaboración, y lo habitual es prepararla en un cántaro de barro.

Perú

El pavo relleno y el cerdo son las principales opciones para las tradicionales cenas del 24 de diciembre y fin de año. El arroz también adquiere protagonismo a través de dos variantes: arroz a la jardinera y arroz navideño, que se complementan con una rica ensalada para la ocasión. También es típico de esta época el clásico puré de manzana, y un delicioso postre: el panettone, acompañado con una taza caliente de chocolate. Para brindar, se prefieren los vinos espumosos y la sidra.

Portugal

La tradición portuguesa indica que el pavo es el protagonista de la cena de Nochebuena; sin embargo, en las regiones norteñas el plato por excelencia es el bacalao cocido con patatas y huevos. Asimismo, el pulpo es habitual en las comidas de estos días de fiesta, y los dulces como las torrijas. En la sobremesa, la carta incluye además el Bolo Rei (Roscón de Reyes),  una torta clásica de la Navidad que se consume también el Día de Reyes y que asemeja una corona cubierta con frutas confitadas y secas. Al igual que en otros países, las 12 uvas son las protagonistas de la llamada Nochevieja. Como acompañamiento, qué mejor que un Oporto.

República Dominicana

Sin el pollo o el cerdo asado no puede hablarse de una auténtica cena de Navidad o año nuevo en este país. Una deliciosa combinación de zanahorias, patatas, huevos duros, mayonesa, vinagre, cebolla, maíz y pasas, suele acompañar como ensalada el plato principal. Otros de los signos gastronómicos clásicos de la temporada son el pan telera, los moros de gandules y los pastelones; mientras la nota dulce la ponen los turrones, los frutos secos, las manzanas, uvas y peras, así como las populares gomitas. Muchos dominicanos también tienen como costumbre despedir el año con el típico sancocho.

Venezuela

La hallaca es el plato que engalana la Navidad y el año nuevo. Se trata de una masa de maíz, rellena con un guiso de carnes rojas y blancas aderezado con diferentes aliños, y envuelta en hojas de plátano. Otras exquisiteces de estas fechas son el pan de jamón, el pernil, la ensalada de gallina, y el pavo relleno como acompañante para la hallaca. Entre los postres destacan el dulce de lechosa (conocida en otros países como frutabomba o papaya), la torta negra, el panettone y los turrones. Y para acompañar todo esto, no debe faltar un rico ponche crema. El 25 de diciembre, al igual que el 1ro. de enero, muchas familias preparan el sancocho, que contiene carne de res o de gallina, diferentes vegetales, maíz, yuca y papa, entre otras verduras y aderezos.

Añadir nuevo comentario

Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.