La cita agroalimentaria de referencia en Andalucía, invitada a la feria china del Guangdong

Creado: Dom, 30/11/2014 - 16:28
Autor:
Credito
Por Ricardo Potts
Categoría
La cita agroalimentaria de referencia en Andalucía, invitada a la feria china del Guangdong
Después de 15 años de la feria, para su presidente Luis Callejón, y director del Palacio de Congresos de Torremolinos, el tema está claro. La FVAM se va superando cada año -expresó a Excelencias Gourmet-, y en esta edición quinceañera hemos superado no sólo el listón de participantes, sino el de la calidad y variedad de los productos agroalimentarios presentados. Hemos recibido casi todas las denominaciones de origen españolas, así como las grandes zonas vinícolas del panorama mundial, de Chile, Francia, Alemania y Argentina, entre otros.
Contamos con grandes productos agroalimentarios de mucha calidad -abundó-, prácticamente más de una decena de queserías de diversas procedencia y estilos de leche cruda, pasteurizada, de cabra yh oveja, conservas del mar y de la tierra, y una selección de cervezas artesanas que han despertado gran atención.
El éxito también proviene de los numerosos contactos comerciales con importadores y distribuidores nacionales y extranjeros, que entre otros resultados produjo que la FVAM sea invitada a participar en la feria internacional del Guangdong en China, una de las mayores de productos agroalimentarios del país asiático. 
El año pasado realizamos el primer "workshop" de compradores internacionales -puntualizó Callejón-, en esta edición vinieron más de una docena de China, Alemania, Bélgica, Estados Unidos y otras procedencias, interesados en productos que se exponen aquí. La invitación a la feria en China, expresada por la Asociación de Industrias del Guangdong, nos permitirá ser los primeros participantes españoles en ese importante evento internacional, en septiembre del 2015.
El número de contactos comerciales mantenidos con importadores internacionales en el área de negocios de la feria ha superado el centenar, sin contar las reuniones de interés comercial entre productores y clientes de la restauración y la hostelería nacionales. Esto demuestra que la FVAM ha reforzado su papel como herramienta de dinamización del mercado de empresas del sector enoalimentario, tanto en los canales de distribución como ante el cliente final. 
Al mismo tiempo, como punto de encuentro entre profesionales y público, ha servido para promocionar y poner en valor los productos de calidad de las empresas expositoras y tomarle el pulso a la innovación y evolución tanto de la vitivinicultura como de la gastronomía nacional e internacional, con especial énfasis en la andaluza.
La gran mayoría de los expositores están muy satisfechos de haber participado -puntualizó Callejón; - y muchos nos anuncian su intención de repetir el próximo año. Satisfechos por la gran afluencia de público y sobre todo de profesionales y empresarios que les han visitado, han conocido sus productos y de cuyas relaciones pueden salir nuevas líneas de negocio.
Por su parte, Juan Miguel Rubio, director técnico de la feria, afirma que las actividades paralelas de esta edición fueron tan variadas como importantes, con cursos y presentaciones de diversos temas, paneles y mesas redondas, acompañados de catas y demostraciones de cocina por algunos de los mejores chefs y sumilleres del momento.
La idea -explicó- ha sido segmentar las actividades en acciones de interés; por un lado tenemos catas de grandes aceites, de cervezas artesanas, expertos que mostraron la evolución de la coctelería actual, la nueva cocina de la mar malagueña, maridajes diversos entre vinos y comidas, y análisis de tendencias de la cocina asiática. Las catas fueron tanto de zonas vinícolas muy conocidas como emergentes -señaló-, e inclusive de vinos de Eslovenia, Bulgaria, Israel, Rumanía y Crimea.
En resumen, una feria donde abundó la diversidad, la cantidad y la calidad de presentaciones y exposiciones, que según el decir de Luis Callejón, contribuye sustancialmente a incrementar la cultura del vino y la alimentación entre público y profesionales.
La feria no se termina cuando cierra sus puertas -expresó- porque público y compradores se llevan los productos, los prueban, los consumen en sus casas y muchos los compraron para sus negocios de hostelería. Todo lo cual contribuye a extender el nombre del evento donde fueron adquiridos.
Como dijera Juan Miguel Rubio, esta XV edición no sólo demuestra que la FVAM está totalmente consolidada, sino que además se ha convertido en la cita agroalimentaria de preferencia en Andalucía y el arco Mediterráneo.

Añadir nuevo comentario

Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

Credito
Por Ricardo Potts