El vino de la casa ¿mérito o ridículo?

Creado: Lun, 04/02/2013 - 00:53
Autor:
Credito
Por: Sommelier Miriam Alfonso
Categoría
El vino de la casa ¿mérito o ridículo?

Coincido en que no siempre el vino de la casa, o el servicio de vinos por copa,  tiene detrás un justo análisis en cuanto al papel que debe jugar en la mesa, ya que si bien a veces tiene el merito de ser aceptado con agrado por el cliente, en ocasiones, por el contrario, puede ridiculizar el trabajo de muchos, lo cual da paso a que la buena mesa pierda el bien concebido sentido del placer.

Suele suceder que, al decidir que caldo será denominado “vino de la casa”, es  seleccionado erróneamente por ser el más barato y a su vez el de menos calidad.

Si a eso le sumamos que muchas veces solo le damos al cliente una única posibilidad, o lo servimos a temperatura inadecuada, entonces de seguro “la casa”, ya sea un restaurante o un hotel caerá en el desmérito o la mediocridad que prostituye al profesional cuando no es capaz de pensar como cliente.

La “fatalidad” de ser el vino de la casa se refiere a que este es precisamente el que muchas veces se sirve en la copa más chiquita, donde el que lo bebe casi se moja la nariz, al querer percibir sus aromas que, de seguro, ya se habrán escapado.

En otras ocasiones, siendo un vino de mesa, o del año, y sin crianza, lo servimos a altas temperaturas, mostrando de sus cualidades menos deseadas, como excesiva acidez, rudeza al paladar y sensaciones de alcohol que asoman por defecto de la temperatura.

Y para colmo, no faltan los que lo llevan a la mesa ya servido y ni siquiera le enseñan la botella al cliente

¿Es fatal o no el Vino de la Casa?

De seguro esta es una asignatura pendiente para todos los que tienen la responsabilidad de hacer la gestión de venta de los vinos y su servicio, pues en el mejor de los casos si cuentan con un  sommelier al menos sabrá llevar el tema de forma más profesional.

En nuestros días, se impone sentir y pensar todo el tiempo como “cliente”, no solo para prestigiar el servicio de vinos, sino porque debemos estar a la altura de la competencia, y en frecuencia con las tendencias y las inquietudes de los usuarios que recibimos.

Ellos  esperan encontrar a un profesional, conocedor e informado, capaz de ofrecer con sabiduría, no un Vino de la Casa, sino los vinos, que por tipo de uva, región de procedencia, estilo, color, y temperatura ofertamos; y dar la variedad, calidad y diferenciación que cada cliente a su gusto podrá establecer, cuando realiza su selección y/o recibe la sugerencia del sommelier o persona que lleva a cabo esta función.

Añadir nuevo comentario

Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

Credito
Por: Sommelier Miriam Alfonso