Un regalo y 500 sabores para La Habana

Creado: Mié, 13/11/2019 - 15:36
Autor:
Credito
Redacción Excelencias Gourmet
Categoría
Gin-Cubano

Original, fresco y festivo para ti Habana, dice Giustinno Ballato, co-fundador de la empresa italiana de licores Anselmo, al referirse a una bebida que constituye un regalo impresionante de parte de Italia a los cubanos y a su capital. Un picante elixir que rescata una tradición de siglos y le da un toque diferente a la cantina de la Isla.

Definitivamente, el ensoñador espectáculo de luces de Turín que alumbra la habanera calle de Galiano en forma de constelaciones, fue solo el comienzo de una selección de presentes que la nación más artística de Europa le ha otorgado a la bella ciudad en la celebración de sus 500 años y que a su vez, estrechan los lazos de amistad entre Cuba e Italia.

La Agencia para el Intercambio Cultural y Económico con Cuba de Italia, el Gobierno de La Habana y la dirección de cultura provincial fungieron como organizadores del festival Avenida Italia, un evento que indican, es el punto de partida para múltiples acciones de colaboración entre ambos países y el que incluyó actividades para todos los gustos.

Y así, el proyecto cultural reunió los días a agrupaciones y artistas cubanos e italianos en el escenario de las jornadas habaneras con diferentes propuestas culturales, artísticas y recreativas. La gastronomía no faltó y representantes de la cocina italiana presentaron sus mejores proyectos culinarios.

Pero también Avenida Italia fue escenario propicio para unir cultura, tradición y sabores, en otras sorpresas que los cubanos e italianos acogieron con júbilo.

Gin: bebida y tradición para festejar lazos de amistad

Una de las propuestas más alabadas de Avenida Italia, llegó de manos de Giustino Ballato, co-fundador de Anselmo, una empresa productora de licores de gran tradición histórica en Turín.

Anselmo es una de las primeras compañías nacidas en Italia para la creación de bebidas que constituyen destellos propios de la historia de esa nación, como el delicioso vermut.

Pero ahora, Anselmo propuso una bebida que rescata una parte de las costumbres cocteleras cubanas en el cumpleaños 500 de La Habana: un gin realizado con productos cien por ciento de la Isla.

El gin, más conocido como ginebra, es una bebida alcohólica destilada con un sabor predominante de bayas de enebro, su principal ingrediente. La bebida tiene diversas regiones de producción, estilos y perfiles de sabor.

Sus orígenes datan de la Edad Media y se hizo especialmente popular en Ingaterra, aunque hoy en día la ginebra contemporánea sigue siendo muy popular y se produce de diferentes maneras y a partir de una amplia gama de ingredientes herbales que dan lugar a sabores y marcas distintos.

La ginebra tiende a ser saborizada y mezclada con agua tónica, en lo que se conoce como el delicioso coctel gintonic.

Explica Ballato, que durante una investigación que realizó hace un tiempo, conoció que no existía en Cuba ningún gin propio de la Isla. El empeño por fabricar una bebida de ese tipo propiamente cubana, comenzó entonces hace dos años, mediante una cooperación de la empresa Anselmo con la Agencia para el Intercambio Cultural y Económico con Cuba de Italia.

Descubrí que a principios del siglo XX se hacían gin cubanos, pero se dejaron de fabricar cuando las empresas de licores se focalizaron en el ron, que constituía el principal representante exportable entre las bebidas cubanas, informó Giustinno Ballato, especialista en licores.

Incluso, refiere que decubrió recetas antiguas del popular coctel llamado Mojito, que se realizaban en Cuba con base de ginebra producida en La Isla.

Y es que, indica Ballato, gran conocedor de la tradición coctelera, el gin y especialmente el coctel gintonic, constituyen bebidas menos fuertes y más refrescantes, ideales para disfrutar en compañía de amigos y de familia.

Una ginebra cubanísima

Ballato ideó entonces producir en Anselmo, un gin cubano basado en ingredientes puramente de la Isla, como el ron cubano, el azúcar de caña y el limón criollo, aderezados con las bayas de enebro particulares de esa bebida.

El secreto del sabor particular de este gin cubano lo aporta el limón criollo, explica Ballato y cuenta cómo decidieron buscar otro elemento que junto al ron y al azúcar de caña, también proporcionara el gusto de la cubanía y destacara el sabor de la bebida con un toque agridulce.

A partir de esta impresionante mezcla tan cubana, crearon y presentaron en el evento Avenida Italia, quinientas botellas de gin totalmente cubano, en homenaje al aniversario de La Habana.

Participaron en la elaboración de la bebida, artesanos y maestros de Turín y los ingredientes para ella fueron escogidos en Cuba.

Durante Avenida Italia se realizó la presentación de la bebida y la misma tuvo una grata aceptación tanto de cubanos como de italianos, pues constituyó todo un nexo novedoso de sabores entre los dos países. Debido a ello, explica Ballato, desean continuar la experiencia y seguir produciendo el gin cubano para comercializarlo. Incluso, indica, puede llegar el momento en que el proceso de fabricación de esta bebida se lleve a cabo en la Isla.

Giustinno Ballato expica que fue su intención rescatar una tradición cubana y ofrecérsela al mundo, debido a la admiración que siente por la cantina cubana y por los maestros cocteleros del este país.

Un regalo para La Habana, que es una de las capitales de referencia de la coctelería a nivel mundial, afirma.

Anselmo, un licor, una tradición ancestral italiana

La empresa licorera de Turín, Anselmo, debe su nombre al joven Carlo Anselmo, quien un buen día, en pleno siglo XIX, obtuvo una especial mezcla de hierbas y especias aromáticas para realizar el mejor Vermut de Italia. Llamó a este producto Vermouth Anselmo.

Las botellas Anselmo, comenzaron a verse cada vez con más frecuencia en las elegantes y exclusivas cafeterías y hacia el siglo XX, la empresa había crecido tanto que exportaba miles de botellas de vermut en todo el mundo.

Con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, la producción de Anselmo se vio perjudicada, ya que muchos judíos turineses fueron deportados por los nazis. Durante el período de posguerra, la economía del país finalmente volció a florecer, pero Anselmo no había logrado recuperarse.

Cuando todo parecía perdido, el  vermut comenzó a producirse nuevamente en el país en los años 60, y Anselmo volvió a la vida bajo la guía de una nueva familia de empresarios turineses.

Hoy en día, la empresa está formado por un grupo de amigos que, recuperada la marca y la producción, prosiguen la gloriosa tradición de una de las mayores y más famosas empresas de vermuts y licores italianos.

Sus fundadores expresan la alegría de ver un verdadero vermut artesanal "alla moda di Torino" que vuelva a llamar hogar al centro urbano de Turín.

Añadir nuevo comentario

Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

Credito
Redacción Excelencias Gourmet