Bacanora, un alcohol solo para valientes

Creado: Dom, 31/03/2019 - 01:31
Autor:
Credito
Armando de la Garza
Categoría
bacanora

Álamos, Pueblo Mágico en el estado de Sonora México, posee una bebida hecha de agave con denominación de origen: Bacanora.

Esta bebida que podriamos decir que es pariente cercano del tequila, el mezcal y la raicilla, se llama así porque proviene de uno de los 72 municipios de Sonora que lleva el mismo nombre: Bacanora, ubicado en el centro del estado. Se elabora a partir del cocimiento, fermentación y destilación del agave.

La planta "Angustifolia Haw" es seleccionada y cultivada con gran delicadeza y cuidado, una vez madura se procesa lentamente su cocimiento en hornos de arcilla y piedra volcánica.

bacanora
Proceso de elaboración.
 

Las piñas de agave se calientan, por 48 horas a pura leña de mezquite, posteriormente pasa a proceso de destilación,  dando como resultado una bebida de agave con alto grado en alcohol. En este punto el almidón se transforma en azúcar digerible. Ya cocidas las cabezas son pasadas a la molienda para extraer el jugo.

La fermentación es el penúltimo paso, cuando las piñas ya molidas se pasan a barricas con agua y se dejan reposar de 4 a 5 días. Por último pasamos a la destilación, en donde la pulpa fermentada es pasada por calor para obtener el bacanora.

Este proceso de destilación del cultivo de su agave, da paso a la elaboración del Bacanora con 42° que resalta en tonalidades robustas y suaves.

Según uno de sus productores, Don Rodrigo Bojórquez Bours (Master Mezcalier) su volumen de alcohol: 42 % con Metanol detectado: 0 %.

El Bacanora es a la vista: cristalino, sin residuos, en un caballito, vaso o copa se percibe de cuerpo robusto y con temperamento.

Esta bebida cuenta con un olor y aroma profundo a caramelo, agave tostado, flores silvestres y tierra húmeda.

Así que cuando escuches o te inviten un Bacanora, recuerda que es 100% Agave, mexicano y de origen Sonorense.

Añadir nuevo comentario

Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

Credito
Armando de la Garza