María Marte: "La cocina no deja de ser un arte"

Creado: Jue, 28/03/2019 - 00:05
Autor:
Credito
José Carlos de Santiago
Categoría
Maria Marte-gastronomia-dominicana

María Marte es la única cocinera de la República Dominicana con dos estrellas Michelin, una de las mujeres con un conocimiento de la gastronomía adquirido con el sudor de su frente, como dicen en nuestra tierra, y con un prestigio ganado a pulso que queremos que hoy siga siendo en nuestras páginas al menos nuestra estrella, la que nos dé el símbolo y la luz guía para poder caminar. Con ella, premio Excelencias Gourmet 2015 conversamos.

María, dejó todo lo que tenía en Madrid y regresó a República Dominicana. ¿Por qué?

Ya sabes que en esta historia lo más sacrificados fueron mis hijos y esa fue la razón que más me movió, no a dejar las estrellas, sino a dejar el restaurante. Mis hijos hoy día me necesitan más que nunca y para nadie es un secreto que yo soy padre y madre, así que yo sentía que tenía que estar con ellos al cien por ciento.

Le puede interesar: Maria Marte regresa a su país para emprender un proyecto de integración social

Llegó a República Dominicana en honor a multitudes. ¿Cómo se sentió al regresar a su tierra y ser reconocida de esta forma?

Al volver a mi país, simplemente me acuerdo de como me fui y de la manera en que regresé. Actualmente la gente me ve como un orgullo para los dominicanos, la gente me ve como una mujer luchadora, exitosa, y yo estoy feliz de haber regresado a mi tierra, de verdad que sí.  

Nos sentimos en la obligación de decirle que es hoy una guía, no solo para los cocineros, sino también para todos estos muchachos que surgen en las escuelas, que no tienen muy claro que es lo que tienen que estudiar y piensan que ser cocineros es la meta. ¿Qué le aconsejarías tú?

Sí, muchos se confunden porque es una pena que nos vean tan mediáticos y creen que el éxito se consigue de un día para otro. Yo le diría a los jóvenes que primero tienen que tenerlo claro, este es un trabajo de pasión, de esfuerzo y de mucha dedicación, y si no lo tienen claro simplemente van a ser peones, no van a llegar ni a cocineros.

¿Cree que para ser cocinero es preciso estudiar o considera que lo que hay que hacer es empezar desde la base lavando un plato, fregando una cocina?

Soy el vivo ejemplo de que si se quiere algo se puede luchar por ello y no hace falta ir a la escuela. Es verdad que la escuela te ayuda, yo siempre he pensado que si hubiese tenido un título debajo del brazo no me hubiesen dado la condición para pasar a la cocina de Club Allard diciéndome que solo podría entrar si no dejaba de fregar platos. Si hubiese tenido un título eso me hubiese ayudado, pero yo soy una cocinera totalmente autodidacta, he aprendido a lo largo del camino, me he esforzado mucho y creo que la escuela sí es importante porque en ella se recibe formación pero sin escuela también se puede lograr.

¿Vive en Punta Cana?

Yo soy del norte de la república, mi ciudad natal se llama Jarabacoa, viajo muchísimo pero cuando estoy aquí la verdad que estoy en Jarabacoa.

Vive en el lugar más fresco y agradable de la República Dominicana

Sí, donde siempre es primavera. Como se dice, allí duerme Dios, posee un clima maravilloso y estoy muy contenta de ser de esa zona.

¿Alguna vez pensó en montar un restaurante?

Lo que no quiero de un restaurante es estar las 24 horas del día en él y un restaurante con estrella Michelín requiere eso. Me estoy dedicando a asesoría, tengo muchos proyectos entre manos y tengo una pequeña empresa de eventos privados aquí en la República y ando por todo el mundo.

¿Qué le parece la gastronomía kilometro cero?

Yo soy partidaria de ella, me encanta, soy una mujer extraña, las mujeres siembran flores en sus jardineras, yo siembro cilantro, pimiento, disfruto muchísimo cuando cojo algo de una jardinera  de mi casa y lo llevo directo a la olla. La gastronomía kilómetro cero sí que es de admirar y respetar, y me gusta mucho.

Tita, cocinera mediática, comenzó a trabajar la cocina kilómetro cero aquí en el país hace ya bastante tiempo y está dando el ejemplo incluso en Máster Chef. ¿Qué le parecen los programas como Máster Chef por ejemplo, para animar a que la cocina sea mejor y a que la gente se entusiasme y vea que es un arte?

Hay mucha gente a la que lo de Máster Chef no le gusta. A mí en lo particular sí me gusta porque siempre he pensado que si cuando era pequeña hubiese habido un Máster Chef hubiese empezado a cocinar a muy temprana edad y ese hubiese sido uno de los programas en los que me hubiese gustado participar. Pero lo de ser mediático es un problema porque la gente se cree que se hace chef de un día para otro porque sale en la televisión y no es así, pero lo de Máster Chef sí que me gusta. Yo lo veo muy bien porque la gente se anima mucho y quiere participar y no deja de ser una competencia y en este oficio lamentablemente se tienen competencias.

Recomendamos: MasterChef RD: La gastronomía dominicana conquista el mundo

¿Cree que es necesario que existan más figuras que puedan dar su conocimiento y su valor al público y se animen a crear nuevas escuelas?

Creo que sería lo mejor, lo mejor que nos puede pasar es crear escuelas, crear conciencia, es querer compartir todo lo que hemos aprendido. Hay grandes maestros que, sin duda alguna, han sido muy exitosos y pienso que pueden aportar y sobre todo ayudar muchísimo a la nueva generación de cocineros que no dejan de ser el futuro de la hostelería en general.Pienso que la humildad es parte de nuestro trabajo. Hoy día mucha gente se hace llamar chef e igual ni siquiera sabe freír un huevo, pero también creo que hay muchos chefs con mucha humildad.

¿Cuando hablamos del arte y de la gastronomía, cree que existe en este momento una fusión antre ambos?

Sí, sobre todo los cocineros que hacemos cocina de autor. Nosotros no emplatamos simplemente por emplatar, lo que nosotros hacemos es arte y ese arte tiene su recompensa a través de que se nos reconoce, nos volvemos mediáticos y es verdad que sí, la cocina no deja de ser un arte.

Añadir nuevo comentario

Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

Credito
José Carlos de Santiago