Santiago de Cuba,ciudad con sabor caribeño

Creado: Mié, 20/08/2014 - 20:34
Autor:
Credito
Por: Madelín Murguía Delgado
Categoría
Santiago de Cuba,ciudad con sabor caribeño

Exótica por sus riquezas naturales y por su gente, Santiago de Cuba es la cuna del son, la conga y el bolero. Cultura, historia y tradición se entrelazan en esta porción del oriente cubano, considerada como auténtica capital del Caribe por su ubicación geográfica y orígenes étnicos.
Allí se siente cautivado el visitante por el contraste entre la montaña y el mar, los sitios de interés folklórico y los abundantes museos, más de 15, que acopian la leyenda de una urbe germinada en 1515 por el Adelantado Don Diego Velásquez y que fuera la antigua capital de la Isla de Cuba entre 1522 y 1553.
La ciudad de Santiago de Cuba tiene un inmejorable emplazamiento, el cual fue aprovechado por sus fundadores para asentar la villa en la terraza costera, al borde de la impresionante bahía de bolsa, a la vista del Mar Caribe.
El Parque Céspedes, antigua Plaza de Armas, después Plaza Mayor y Plaza de la Constitución, es el corazón de la ciudad y está rodeado de importantes edificaciones como la Catedral Metropolitana o de Santiago, que es la primada de Cuba; el Museo Bacardí; la antigua residencia de Don Diego Velásquez y la Loma de San Juan.
En el número 301 de la populosa calle Heredia está el Museo del Carnaval, dedicado a la historia de esos festejos populares, que junto a las congas típicas de la ciudad, como la de los Hoyos y de Paso Franco, son todo un acontecimiento.
La parte antigua de la ciudad atesora El Tivolí, sector residencial al suroeste del Centro Histórico, genuino foco de tradiciones culturales enraizadas desde el éxodo de colonos franceses provenientes de Haití en 1791, y de quienes aún perduran danzas, ritmos, hábitos, costumbres y cultura.
También son muy concurridas otras instalaciones como la Casa de la Trova; el Museo del Ron; el Santuario de la Virgen del Cobre y el Cementerio Santa Ifigenia, con esculturas y mausoleos considerados obras de arte de la estatuaria y donde reposan los restos de José Martí, Héroe Nacional de Cuba.
La fortaleza de San Pedro de la Roca del Morro, a la entrada de la bahía, construida entre 1638 y 1700 y declarada por la UNESCO en 1997 Patrimonio de la Humanidad, es considerada un modelo cabal de la ingeniería militar del renacimiento en el área del Caribe.
Ciudad de contrastes Santiago de Cuba es la cuna de 29 generales de las gestas emancipadoras y atesora el privilegio de haber sido escenario de importantes acontecimientos históricos. La más caribeña de las ciudades cubanas posee un cautivante islote, Cayo Granma, ubicado en el interior de la bahía, dotado de una pequeña playa y dos sitios de singular atractivo: un cementerio de particular interés monumentario y una iglesia, que se localiza en la parte más alta de la isla.
Además tiene sitios de incalculable belleza y valor paisajístico, que son de obligada referencia para los amantes del ecoturismo, las aventuras y las actividades náuticas, como el Parque Natural Baconao, una de las reservas de la biosfera en el país, que sobresale por la topografía de sus montañas, la mirada abierta al mar Caribe, así como su rica flora, fauna y abundantes saltos de agua, lo que ha hecho que sus 80 000 kilómetros cuadrados fueran declarados por la UNESCO Reserva Mundial de la Biosfera.
El entorno natural es más apreciado al disfrutar de la estancia en confortables hoteles, ubicados en una extensa franja que contrasta entre la montaña y el mar. El hotel Brisas Sierra Mar es para los viajeros como una casa de verano, mientras que los hospedajes Coralia Club Bucanero y Costa Morena, se añaden a las muchas otras ofertas de la zona como la Gran Piedra, el Valle de la Prehistoria, el Prado de las Esculturas, el Acuario y la colosal Laguna de Baconao.
Cafetal La Isabelica El oriente cubano, con una historia de siglos seguida de cerca por los visitantes, incorpora a sus atractivos las ruinas de varias decenas de cafetales franco-haitianos establecidos en ese territorio a finales del siglo XVII e inicios del XIX.
En la provincia de Santiago de Cuba está el Museo-Cafetal La Isabelica, ubicado a 1 226 metros sobre el nivel del mar, en la zona de la Gran Piedra, que se ha convertido en un sitio de mucho interés para los visitantes.
Declarado Patrimonio de la Humanidad, por sus valores histórico, arquitectónico y ambiental, el museo-cafetal es en la actualidad fiel testimonio de la cultura introducida en Cuba por colonos franceses, en su mayoría cultivadores de café que aportaron valiosas técnicas y experiencias.
La antigua casona, rescatada de las ruinas y preparada como museo, mantiene el ambiente y el mobiliario de una de las casas de viviendas construidas en la Sierra Maestra por los cafetaleros franceses. Precisamente con esa finca, localizada en las alturas de la Gran Piedra, está relacionada la leyenda de un colono francés que se enamoró de una bella esclava llamada Isabelica, con la cual contrajo matrimonio, y por la cual bautizó la hacienda.
Santuario del Cobre En lo más alto del cerro de Maboa, a 27 kilómetros de la ciudad de Santiago de Cuba, está el Santuario de la Virgen de la Caridad del Cobre, declarada patrona de Cuba en 1916 y coronada por el Papa Juan Pablo II durante su visita a Cuba en 1998. El Santuario de estilo ecléctico ocupa un edificio construido para esos fines en 1927.
El Cobre es un pequeño pueblo con una gran historia. Las grandes minas de cobre a cielo abierto, en explotación desde 1550 y una importante sublevación ocurrida durante el siglo XVIII, son de los motivos que engrandecieron el lugar, pero además, y por encima de todo, existe una Virgen y una leyenda: la Virgen de la Caridad del Cobre, Patrona de Cuba.
La Virgen de la Caridad se ubica en uno de los altares más reconocidos y visitados de la isla, su fama milagrera recorre el país y todo el que la visita se lleva consigo una piedrecita del energético mineral y la esperanza de regresar algún día para agradecer el milagro concedido.

Añadir nuevo comentario

Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

Credito
Por: Madelín Murguía Delgado