Ron ligero cubano en manos de mujer

Creado: Lun, 11/02/2013 - 01:22
Autor:
Credito
Por: Isabel Cristina Rivero Páez y Salomé Alemán Carriazo, aspirantes a Maestras del Ron Cubano
Categoría
Ron ligero cubano en manos de mujer

Con siglo y medio de historia, de cultura nacional implícita, degustado con agrado por sectores sociales diferentes, esclavos, reyes, mambises y piratas, aristócratas y obreros, el ron cubano es compañero inseparable de momentos alegres, solemnes, tristes y especiales, además de constituir un embajador cultural que ha viajado por el mundo entero.

Se  diferencia, entre tantos aromas y sabores que compiten en el mercado de bebidas espirituosas, por el insustituible aporte de las mieles provenientes de  la caña de azúcar y la cepa de levaduras utilizada.

Es, además, un ejemplo de evolución tecnológica, de un salto cualitativo desde la “tafia” hasta la existencia de este ron denominado Ligero, poseedor de características sensoriales excepcionales, evidenciadas en las prestigiosas marcas logradas a través de los años; y en su extensión desde su cuna santiaguera a todas las regiones del país, como Havana Club, Santiago de Cuba, Caney, Cubay, Varadero, Legendario, Arecha, las cuales constituyen muestras fehacientes de creatividad y respeto de tradiciones, con logros  materializados en  los crecimientos productivos previstos y los niveles de  ventas alcanzados.

Este tradicional producto cubano conlleva una dedicación y cuidados rigurosos durante su largo proceso productivo. En primer lugar, un adecuado control sobre las especificaciones de todas las materias primas que intervienen en su elaboración, desde la selección de las mieles a utilizar hasta la conducción de la fermentación, además de los procesos básicos como la destilación, el añejamiento y las mezclas finales que conforman los diferentes rones.

Cada proceso tributa su cuota de participación en la calidad final de nuestro ron. La fermentación aporta componentes esenciales que  conforman el aroma y sabor inicial del aguardiente, sustentado en la calidad de las mieles y la especificidad de la levadura utilizada, que de conjunto con la destilación y la selección de condensados que se realiza, aportan la base aromática fundamental.

Posteriormente el añejamiento en barriles de roble blanco, garantiza a través de las transformaciones físico-químicas y sensoriales que ocurren en su interior, la obtención de bases añejas a partir de las cuales se logran la diversidad de mezclas que conforman nuestro ron ligero.

Importancia especial se tiene, además, en el cuidado de los barriles y sus ciclos de uso, pues constituyen un punto clave en el proceso de añejamiento.

Durante la ya larga historia del ron cubano, se ha transmitido de generación en generación de maestros roneros conocimientos y experiencias, que constituyen una rica herencia cultural que convierten a estos hombres en guardianes de nuestra tradición, lo que ha devenido en el transcurso del tiempo en un movimiento que parte de la memoria de los que nos antecedieron y enriquecido por los maestros de hoy.

Nosotras, como “Aspirantes a Maestras del Ron Cubano”, consideramos un honor y  un compromiso, la oportunidad que nos han dado al ser aceptadas en este movimiento, que constituye  una escuela sin igual de hombres comprometidos con su  momento, su país y su historia.

Significa  un privilegio y una experiencia única el tener la posibilidad de formarnos bajo la guía de este selecto grupo de cubanos consagrados. Aprender las tradiciones roneras junto a ellos implica disciplina, seriedad en el trabajo y necesidad constante de autosuperación, convirtiéndonos en fieles depositarios de una cultura heredada que reposa en nuestras bodegas de añejamiento, la cual estamos en el deber de defender y preservar como auténtica expresión de la cultura cubana.

Por demás, nos sentimos orgullosas de ser las primeras mujeres que integran el movimiento  a través de tantos años de existencia. La mujer cubana siempre ha dejado su huella en  todas las épocas y en esta obra también es necesaria su presencia.

Añadir nuevo comentario

Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

Credito
Por: Isabel Cristina Rivero Páez y Salomé Alemán Carriazo, aspirantes a Maestras del Ron Cubano