Postres Caseros, herencia y tradición

Creado: Dom, 30/01/2011 - 11:10
Autor:
Credito
Por: Nelly Acosta / Foto: Alvite
Categoría
Postres Caseros, herencia y tradición

Con un fuerte arraigo universal, los postres hechos en casa, con sabor a hogar y portadores de la afectividad que confirman las tradiciones y rituales a nivel familiar, han arribado para quedarse en la exigente mesa gourmet.

Acorde a las exigencias del consumidor moderno, la cocina gourmet ha sabido tomar como referencia y estilizar los postres caseros

Toda una tradición cultural y familiar es en la actualidad los postres caseros, arraigados en los cinco continentes y que han traspasado fronteras hasta convertirse en platos obligados para muchas celebraciones.

Aunque para algunos, por la vorágine de la vida moderna, hablar hoy de dulces caseros puede parecer un eufemismo, en muchos hogares del mundo se mantiene la tradición de madres y abuelas, que con tanta dedicación daban goces al paladar de la familia. En las delicias de la repostería tradicional hay gran influencia de los países árabes, europeos y asiáticos, pues la dulcería ancestral tiene mucho del legado cultural de varios países. Por ejemplo, están los «alfajores o dulces de alajú», típicos de Cuenca, España, y de origen árabe, que en forma de rosquillas o alargadas son degustados también en países de América Latina.

Son muchos y muy diversos los tipos de cocinas que existen en el mundo y que incluyen a la repostería casera, llena de sabores, aromas y colores y con una fuerte presencia de tradiciones locales, que han nutrido a la cocina gourmet. Con una refinación y estilos diferentes, acorde a las exigencias del consumidor moderno, la cocina gourmet ha sabido tomar como referencia y estilizar aquellos postres caseros que siempre darán un toque exquisito a los manjares de cualquier mesa. Aunque la esencia de los postres caseros se mantiene intacta con el paso del tiempo, la modernidad y sus arquetipos de moda y bienestar, han estimulado las versiones bajas en calorías, de ahí que se sustituyen varios productos, como el azúcar por edulcorantes, se utilizan lácteos en sus versiones desnatadas, y el aceite de oliva por la margarina, con el objetivo de prescindir de grasas saturadas e ingredientes muy calóricos, presumiblemente dañinos a la salud y al peso corporal.

De esta forma las personas llevaderas de una dieta no tienen que privarse de la dulzura de los postres caseros, ya que los productos añadidos no diezman para nada su sabor y sí reducen de manera importante sus niveles de glucosa. Estos postres caseros «light» son en muchas ocasiones los que acompañan las cenas de Navidad o de Fin de Año en muchas regiones y países del mundo. Es un modo de conservar la tradición y de hacer renacer los rituales familiares.

Dulces como mermeladas, jaleas, membrillos, rosquitas, flanes, torrejas, natillas, fanguito, los tartas de manzana y de limón, el tocinillo del cielo o el dulce de tres leches, son de mucho arraigo en culturas culinarias como la española, la cubana y la americana en general. Son dulces clásicos, tendencias de cocina y más que eso prácticas familiares que llevan a recordar la sonrisa y el buen gusto de la madre o la abuela que con tanto amor preparaban delicias para complacer a todos los miembros del hogar e incluso de la comunidad, pues hasta en festividades religiosas locales este tipo de tradición es perpetuada.

En la antigüedad, el conocimiento y la elaboración de estos postres, estuvo muy marcada por las monjas.

Actualmente, fundamentalmente en determinadas zonas de España, aún las monjas conservan la tradición de elaborar postres caseros y existen restaurantes en zonas del país ibérico donde se venden dulces tradicionales elaborados por las religiosas, confirmando que laboriosidad y vocación femenina sí hacen milagros, también para el paladar.

Flan de calabaza

Ingredientes: 3 tazas de calabaza hervida 1 lata de leche condensada 1 taza de agua 5 cucharadas de maicena ¾ tazas de azúcar 1 ramita de canela 1 cucharadita de vainilla 1 cucharadita de sal 1 cucharada de licor

Preparación: Mezclar la leche condensada con el agua.

Poner la mitad de la leche al fuego con sal y canela, cuando rompa el hervor mezclarla con la calabaza previamente hervida y reducida a puré. Añadir el resto de la leche con la maicena y el azúcar. Mezclarlo todo muy bien y pasarlo por un colador fino. Cocinar a fuego lento la mezcla, revolviendo constantemente hasta que espese bien. Agregar la cucharada de licor.

Turón de Guirlache

Ingredientes: 350grs de azúcar de cuadradillo 200grs de almendras peladas aceite de almendras zumo de limón

Preparación: Poner las almendras en el horno unos minutos para que estén bien secas.

No importa que se doren un poco, siempre que no sea demasiado. Poner a fuego suave un cazo con azúcar de cuadradillo, un poco de agua y 1 cucharadita de zumo de limón. Dejar hasta que espese y coja un color dorado. En ese momento añadir las almendras muy poco a poco para que no se pierda el punto del almíbar. Mover de vez en cuando con una cuchara de madera. Verter sobre un mármol ligeramente engrasado con aceite de almendras. Hacer un bloque rectangular y antes de que se enfríe del todo, cortar en barritas.

Crepes de manzana

Ingredientes: 2 huevos, 5-6 cucharadas de harina, una pizca de sal, 1 taza de leche, 1 nuez de mantequilla, aceite virgen.

Para la compota: 2 manzanas reinetas edulcorante.

Preparación: Batir los huevos, la harina, la sal, la mantequilla y la leche. Poner un poco de aceite en una sartén, calienta y retirar el exceso de grasa. Verter un poco de masa, extenderla bien y cuando empiece a cuajar, darle la vuelta. Poner las manzanas peladas y troceadas en el microondas unos 10 min hasta que se cuezan. Añadir edulcorante si la compota le gusta dulce. Rellenar los crepes y enróllarlos al gusto.

Sorbete de leche merengada

Ingredientes: 1 litro de leche desnatada, 3 claras de huevo, 250 g de edulcorante tipo Canderel, cáscara de limón, canela en rama y en polvo.

Preparación: Hervir la leche con la cáscara de limón, la rama de canela y 200 g de edulcorante durante unos 5 minutos. Apagar y dejar enfriar. Mientras, subir las claras a punto de nieve con unas gotas de limón, agregar 50 g de edulcorante y poco a poco la leche fría pasada por un colador. Guardar en el congelador. Al servir, espolvorear con canela molida.

Flan criolo

Ingredientes: 1 queso crema, 1 lata de leche condensada, 3 huevos, 1 taza de leche de vaca, 1 cucharadita de vainilla, ½ cucharadita de sal, 2 cucharadas de azúcar.

Preparación: Poner todos los ingredientes en una licuadora y batirlos bien. Preparar un caramelo con las dos cucharadas de azúcar y untarlo en un molde. Verter el licuado en el molde y ponerlo en una cazuela o al horno a baño de María por una hora (o hasta que al introducir un palillo salga seco).

Añadir nuevo comentario

Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

Credito
Por: Nelly Acosta / Foto: Alvite