Por segundo año consecutivo, la Real Academia de Gastronomía apadrina una “calle” en el Banco de Alimentos de Madrid

Creado: Lun, 24/12/2012 - 10:43
Autor:
Categoría
Por segundo año consecutivo, la Real Academia de Gastronomía apadrina una “calle” en el Banco de Alimentos de Madrid

Hay actos sociales a los que me resulta especialmente satisfactorio acudir. Por ejemplo, el que me llevó hace unos días al Banco de Alimentos de Madrid. Dentro del convenio de colaboración suscrito por la Real Academia de gastronomía (que tengo el honor de presidir) con dicha institución, se renueva el apadrinamiento, por segundo año consecutivo, de una “calle”.

Se trata de una estantería en el almacén del Banco –cuya sede está en el Colegio San Fernando, situado en el km 13 de la Carretera de Colmenar Viejo, en Madrid– y que “reinauguramos” en compañía de Javier Espinosa Martínez, presidente del Banco de Alimentos de Madrid.

El reto más importante de nuestras vidas

Esta noticia es el resultado del hecho de que las dos instituciones acordaron, hace algo más de un año, colaborar estrechamente en la lucha contra el hambre en la Comunidad de Madrid, quizá el reto más importante de nuestras vidas.

Para ello, la Real Academia de Gastronomía se ha comprometido a difundir la labor y necesidades de la Fundación, a facilitar su colaboración con la restauración española y a promover acuerdos de colaboración con entidades diversas; además de organizar eventos solidarios y emprender campañas educativas sobre buenas prácticas alimentarias, iniciativas fundamentales en estos tiempos de crisis.

La Fundación Bancode Alimentos de Madrid (www.bamadrid.org) es una organización benéfica sin ánimo de lucro y de interés general, cuyo fin principal es la consecución, donación y posterior distribución gratuita de alimentos entre entidades benéficas legalmente reconocidas, dedicadas a la asistencia y cuidado directo de personas necesitadas en el ámbito de la Comunidad de Madrid.

Conviene recordar que, por su parte, la Real Academia de Gastronomía no solo promueve la difusión de la gastronomía española y sus aspectos culturales, sociológicos, históricos y nutricionales sino que se constituye como la institución de referencia en esta materia en nuestro país.

Enseñar a los ciudadanos a comer adecuadamente

Todos estos tenemos responsabilidad en atajar los agobiantes dramas actuales. Pienso que, en el caso concreto de la Real Academia de Gastronomía, su labor debe ser también educativa y formativa (enseñando a los ciudadanos a comer de manera adecuada) y de responsabilidad (procurando que disminuya el número de personas con déficit alimentario).

Esta será, si lo conseguimos, nuestra gran aportación para mejorar las cuentas públicas, muy perjudicadas a veces por los malos hábitos alimentarios, generadores de todo tipo de dolencias y de pérdidas preocupantes de calidad de vida.

Por ello, el convenio que suscribimos en su día con el Banco de Alimentos de Madrid relaciona las funciones de la Real Academia con tareas fundamentales de cohesión social. Porque recordemos que la gastronomía, como expresión cultural que es, resulta incompatible con el hambre en el mundo. Si no hay alimentos para todos, resulta ofensivo el placer gourmet.  

Añadir nuevo comentario

Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.