Macro Biótica: comer entre el Ying y el Yang

Creado: Dom, 18/01/2015 - 11:46
Autor:
Credito
Por: Katy de la Puente
Categoría

Nacida de la milenaria filosofía oriental, no se trata de un régimen vegetariano ni una dieta totalmente estricta, como tampoco es la solución mágica a cualquier problema de salud, pues preconiza que más allá de curar, lo más importante es evitar la enfermedad. Sin embargo, cada día son más los seguidores de la comida o alimentación macrobiótica, que llegó a la civilización occidental en la década de 1920, pero que hubo de esperar a los años 70s de ese siglo para popularizarse a nivel mundial.

Parte del principio básico de que la diferencia entre salud y enfermedad radica en los procesos de asimilación de los alimentos por el organismo humano, por lo cual defiende que la comida debe seleccionarse buscando un equilibrio entre el Ying y el Yang, utilizar el sentido común a la hora de comer y darle al cuerpo lo que realmente necesita. Así, además de comer solo cuando se sienta hambre y para saciarse, no para llenarse, alejarse de los alimentos procesados químicamente, preferir los alimentos regionales, eliminar el alcohol o el café y sustituirlos por infusiones, desterrar los azúcares y concentrados.La dieta macrobiótica preconiza el consumo de cereales integrales, de legumbres de las cuales obtener proteínas, de las verduras como fuentes ricas en vitaminas y minerales, y de frutas, especialmente las de estación.

Un elemento distintivo de esta cocina es el uso de las algas marinas, como aportadoras de minerales y vitaminas, vegetal que como en el mar tiene la capacidad de limpiar las impurezas del organismo, pues ayudan a disolver cúmulos de grasas, exceso de proteína animal y restos de oxalatos. También son muy usadas las semillas y los frutos secos, ya que aportan ácidos grasos esenciales, evitando la ingestión de grasas de origen animal y procesadas. Un elemento muy importante es que si bien desaconsejan el consumo de proteínas animales, como leche, huevo o carne roja, sugieren el consumo de pequeñas cantidades de pescados y mariscos.

La macrobiótica es singularmente rigurosa con las formas de cocción de los alimentos, así como el ingerirlos lentamente, masticándolos muy bien. No obstante sus reconocidos efectos terapéuticos en muchas enfermedades, los especialistas aconsejan que nadie siga una dieta semejante sin asesoría, pues llevada al extremo podría ocasionar serios perjuicios de salud.

Hamburguesa vegetal macrobiótica
Ingredientes: 1 vaso de harina de garbanzos 2 vasos de arroz copos de avena 1 cebolla 1 zanahoria medio ajo

Preparación: Mezclar la harina con el agua hasta que quede cremosa y dejar reposar durante una hora o más. Cortar la cebolla en plumas y rallar la zanahoria. Rehogar la cebolla unos minutos, sumar la zanahoria, sal y mezclar. Cocer el arroz, un vaso por 2 y medio de agua, durante 20 minutos y dejar que se enfríe. Mezclar la crema de garbanzos, el arroz, la cebolla y la zanahoria, el ajo rallado y los copos de avena. Con aceite de frutos secos o en su defecto vegetal dorar las hamburguesas y servirlas acompañadas con alguna ensalada de estación.
 

Añadir nuevo comentario

Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

Credito
Por: Katy de la Puente