Intoxicaciones alimentarias de verano

Creado: Dom, 25/08/2013 - 13:33
Autor:
Credito
Por: Dra. Norka Garcés Angulo
Categoría
Intoxicaciones alimentarias de verano

Año tras año escuchamos y leemos el mismo consejo: en el verano manipule los alimentos con prudencia ya que las enfermedades transmitidas por estos o las llamadas intoxicaciones alimentarias ocurren con mayor frecuencia en un clima cálido.

No hay nada más cierto. Las intoxicaciones alimentarias aumentan durante el verano por causas naturales, pues aunque las bacterias están presentes en todo el medio ambiente, estos microorganismos crecen más rápidamente en los meses calurosos del verano.

La mayoría de las bacterias trasmitidas por alimentos se desarrollan a mayor velocidad entre los 90 y 110 ºF (32.22 y 43.33 ºC), además de que favorece su crecimiento el clima caluroso y húmedo.

Unas horas fuera de la nevera o un día de más pueden convertir un alimento en una bomba de tiempo, y más aún fuera de casa, pues no sabemos con seguridad cuándo ha sido cocinado, qué ingredientes lleva, cómo se ha manipulado o si se ha conservado adecuadamente.

Incluso un inofensivo vaso de agua con hielos o una fruta puede causarte un problema digestivo si estás en un país tropical.

La gastroenteritis es la intoxicación alimentaria más habitual y la patología digestiva que provoca mayor número de ingresos en urgencias junto con la salmonella. La gastroenteritis afecta al estómago e intestinos y es provocada por una infección bacteriana o viral que puede contraerse por contacto con otra persona infectada, o por ingerir alimentos o agua en mal estado, así como frutas y verduras que no han sido lavadas.

La salmonelosis no tifoidea es una enfermedad causada por la bacteria salmonella. Los agentes causales más frecuentes son Salmonella enteritidis y Salmonella typhimurium, y sus reservorios principales son los animales, entre los cuales destacan los reptiles, las mascotas afectivas y diversas aves.

Su transmisión depende fundamentalmente de productos contaminados, por ejemplo los huevos, que al ser empleados en tortillas, mayonesas y otros productos, provocan 80% de las gastroenteritis agudas; aunque también puede aparecer en las carnes mal cocidas y alimentos que se han dejado sin refrigerar durante varias horas.

Consejos saludables para el verano

-Tener especial cuidado con la refrigeración, preparación y conservación de los alimentos, así como la higiene de frutas y verduras. 

-Asegurarse de que la carne, sobre todo el pollo, esté fresca cuando se compre y tratar de consumirla en el mismo día o al siguiente.

-Mirar las fechas de caducidad de los alimentos antes de comprarlos y antes de consumirlos en casa, sobre todo de los productos lácteos y salsas preparadas.

-Tener especial cuidado con el huevo, sus derivados y los platos a cocinar con ellos. Que estén siempre dentro de su fecha de consumo y bien refrigerados. Los platos que se preparen con huevo, como mayonesas, ensaladillas o tortillas deben consumirse en el momento y tirar lo que sobre.

-Lavar minuciosamente frutas y verduras.

-Consumir en el mismo día los alimentos descongelados y no volver a congelarlos nunca.

- Lavarse las manos con agua y jabón antes de manipular los alimentos.

 -Asegurarse de que los alimentos estén bien cocidos por dentro y por fuera para evitar las bacterias dañinas.

- No comer alimentos que hayan estado fuera de la nevera durante más de dos horas.

Alimentos estrellas del verano

Ingerir frutas o verduras y hortalizas a la plancha, todo ello acompañado de dos litros de agua diarios, es la mejor fórmula para combatir el calor y mantenerse hidratado.

Estos alimentos sacian el hambre y la sed de forma apetitosa y contribuyen a mantener la piel bien nutrida e hidratada. Además, su riqueza en antioxidantes naturales protege la salud.

La sandía, el melón y la piña son buenos aliados en estos meses del año. Es necesario tomar todo tipo de verduras y hortalizas, como zanahorias y pepinos, ambos alimentos hipocalóricos.

También es fundamental prestar gran atención a la alimentación de los niños en verano, puesto que queman muchísimas más calorías que durante la época invernal. Los padres no deben descuidar las cinco ingestas diarias, así como mantener a los niños bien hidratados, además de evitar que realicen las comidas con prisas y a distintas horas cada día.

Añadir nuevo comentario

Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

Credito
Por: Dra. Norka Garcés Angulo