Gastronomía de Cienfuegos: redescubriendo la Perla

Creado: Dom, 21/12/2014 - 15:31
Autor:
Categoría
Cienfuegos vive un camino cada vez más receptivo ante las tendencias modernas de la gastronomía, aun cuando el trabajo que resta por hacer es arduo. Las jornadas del Taller Repostería de Autor y Sobremesa que acompañaron el II Taller sobre Comunicación e Identidad promovido por la Asociación Cubana de Comunicadores Sociales de la provincia fue una fehaciente prueba de ello.
Con el apoyo del Grupo Excelencias, Havana Club S.A., Habanos S.A., Los Portales S.A. e Inversiones Pucara S.A., durante los días 17 y 18 del presente mes se reunieron representantes tanto del sector estatal como privado de la restauración en dicha ciudad. Además de la posibilidad de una mayor capacitación teórico-práctica y la actualización de los conocimientos, la búsqueda de una identidad regional que trascienda los típicos referentes culturales y se exprese también en la gastronomía como un valor agregado fue el leit motiv del encuentro.
Desde la capital de los cubanos llegaron especialistas tanto de la comunicación como de la gastronomía nacional para intercambiar con los asistentes. La vocación fundamental en cuanto a repostería estuvo muy relacionada con proponer renovadas opciones en los postres, a fin de revertir el panorama de ofertas algo reiterativas presentes en establecimientos de la ciudad. Se incluyeron también nuevas tendencias en la conformación y decoración de los platos, proponiéndose una directriz más gourmet y, por tanto, más competitiva. Asimismo, aspectos como la organización, diseño global, comunicación y sostenibilidad de un negocio propio de este rubro fue otro de los focos temáticos. 
De acuerdo con el titular de Comunicación Social, MsC. Virgilio Martinto los valores de identidad necesitan ser comunicados. Todos los productos no llevan el mismo tratamiento, por lo que a la hora de establecer un negocio se debe potenciar lo que le diferencia del resto, pues eso que lo distingue también lo clasifica, lo hace atractivo y, por tanto, comercial. En este marco el público juega un papel esencial y hay que ajustarse a sus intereses pero sin hacer concesiones, sino defendiendo la autenticidad a tal punto que la calidad permita un reconocimiento externo definitivo. En términos de restauración el profesor señala que el disfrute lleva a la lealtad del cliente; con ello viene la fidelización y luego la sostenibilidad del negocio. No se es internacional hasta que no se es reconocido localmente, así comienza el camino, remarcó.
De tal manera los servicios y sus dolencias actuales fueron razón de debate para los organizadores y receptores. Según sus palabras es imperiosa una renovación sobre todo en temas de repostería en los restaurantes de Cienfuegos. La presencia de la chef Yamilet Magariño Andux sirvió de ejemplo sobre cómo se puede aunar cultura repostera autóctona con modernidad y recrearla con tonos bien personales y actuales sin que por ello deje de realzarse lo que es propio de estas tierras. Asimismo, insertar en la restauración la Sobremesa como sello distintivo es tenido como una urgencia ya ineludible también en la Perla del Sur.
Sobre los dulces la también profesora Magariño Andux, reconocida entre otros méritos por un espacio en la televisión nacional sobre estos asuntos, y que está pronta a publicar un libro sobre dulces puntualizó que los postres han tenido una connotación tanto histórica como cultural para Cuba y, como en otros aspectos, la fusión de culturas es una realidad. “El postre es el más coqueto elemento del menú pero tiene que ir siempre muy en relación con toda la oferta anterior para mantener su delicadeza pues, de lo contrario, no hay armonía o empatía, y disminuye el disfrute obtenido con el plato principal”, señaló.  
Las clases demostrativas, apoyadas por los propios delegados proporcionaron diferentes herramientas y puntos de vista sobre esta importante sección de un menú. Según la especialista podría hasta pensarse en una Carta de postres (como ya sucede en otras partes del orbe); en este caso de un modo que defienda siempre la riqueza criolla, aun cuando sea desde la llamada Repostería de autor; o sea, aquella que une la creación tradicional con las técnicas de vanguardia para generar nuevas sensaciones y experiencias.
En cuanto a la Sobremesa, lo que significa, sus particularidades y la importancia del maridaje y sus matices en la modernidad, los sommelieres y gastronómicos abundaron en algunos de los productos más emblemáticos, entre ellos las bebidas espirituosas, el café, el chocolate y el tabaco. Incluso concuerdan en que este acto funciona como colofón y que, además de subsanar cualquier imprecisión acontecida en el servicio anterior, marca una distinción importantísima a la hora de justipreciar un restaurante. 
Los especialistas Jesús Fernández Rodríguez, profesor de la Facultad de Turismo de la Universidad de la Habana y Orlando Peñalver Travieso, Maître del Complejo Hotelero Vedado-Saint John, además de esclarecer elementos vinculados a la actividad de restauración luego de degustado el menú, lideraron a modo de entrenamiento degustaciones del whisky Label 5, el ron Cubay Añejo y el Selección de Maestros de Havana Club, así como del Habano Bolivar Petit Corona, los cuales llevaron a los asistentes por nuevos derroteros de aprendizaje. La confirmación de que Cuba posee una gran riqueza y variedad de productos dignos de la Sobremesa (sus rones ligeros, cafés, cacao oriental y el reconocido Habano) fue otro de los aspectos resaltados en el Taller.
 
Buscando un sabor auténtico
Está comprobado: no solo las características de los establecimientos determinan el éxito en la restauración, también la información y disposición de los potenciales clientes, así como sus crecientes demandas influyen en el triunfo. Es por ello que, como subrayara Alicia García, directora del proyecto Visual Gourmet, en los tiempos modernos gana prevalencia la necesidad de un accionar más contemporáneo dentro del sector gastronómico, no solo por parte de los espacios sino también de cara a los comensales, cuya seducción permitirá una vocación más apreciativa que meramente fisiológica si de alimentos se trata.
Por ello se desarrolló este evento, que a su vez tiene como antecedentes el concurso “Q’ tenga sabor”, la Academia del Vino de Inversiones Pucara, el Curso-Taller Cienfuegos por la Experiencia, y la primera edición de dicho encuentro sobre Comunicación e Identidad.
La experiencia alcanzada hasta la fecha y su impacto en el sector cienfueguero demuestran la relevancia e impronta que van dejando estos eventos. Para los organizadores, especialmente los directivos de la Asociación de Comunicadores y los expositores, es esencial subrayar en este recuentro la receptividad de algunos propietarios de restaurantes, sobre todo privados, ya patente en sus ofertas. Tal es el caso de “Las Mamparas” y el “Big Bang”, cuyo crecimiento entre esta edición del coloquio y la anterior, (e incluso durante los propios días del reciente Taller) es notorio al decir de quienes lo visitaran. Veloces se manifestaron sus poseedores al aplicar lo aprendido poniéndole siempre una marca muy personal a sus creaciones, lo que a juicio de los expertos asistentes deja entrever un futuro lleno de buenos augurios.
Por otro lado, de acuerdo con los participantes es digno de resaltar la defensa de una culinaria tradicional que, aun desde el empirismo, defienden restaurantes como “Ay, qué rico”, donde la mezcla de instinto, vocación y receptividad dan lugar a una comida muy sabrosa y auténtica. 
Si de servicio se trata, también destaca la presencia del restaurante Bahía, cuyo equipo profesional exuda preparación y calidad, según manifestó la delegación especializada asistente al evento.
Para los conferencistas y delegados en general, a la luz de una nueva edición son cada vez más perceptibles las muchas potencialidades que tiene esa provincia del centro de Cuba si de culinaria se trata. Como recalcara Alicia García los valores familiares y tradicionales se alzan hoy como unos de los puntales neurálgicos de la gastronomía en la Perla del Sur. Su voluntad de crecimiento es palpable y la restauración que propone se conecta mucho con una ciudad igualmente apasionante, llena de matices. 
En tiempos en que crecen los caminos en pos de una mayor validación de los recursos locales de turismo y cultura, también la gastronomía es un aspecto esencial cuando se habla de comunicación e identidad. Que Cienfuegos se vuelque en esta proyección como lo está haciendo gracias al intenso apoyo de la sede provincial de la Asociación Cubana de Comunicadores Sociales es un plus que, sin dudas, ayudará a posicionar la región en un mapa culinario como el que hoy está trazando la Mayor de las Antillas, un mapa totalmente apetecible y aconsejable de reconocer.

Añadir nuevo comentario

Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.