Enoturismo, viajar dentro de la copa

Creado: Dom, 06/05/2012 - 14:05
Autor:
Credito
Por: Patricia Rodríguez
Categoría
Enoturismo, viajar dentro de la copa

Las rutas turísticas del vino o enoturismo son prácticas muy extendidas y reconocidas en la actualidad a nivel internacional. Estas incluyen visitas a viñas, bodegas, pequeños establecimientos familiares o el disfrute de espectáculos como la vendimia.

Francia, cuna de algunos de los varietales más famosos del mundo, ofrece vinos de máxima calidad y guías turísticas para todos los gustos. Las cavas de la región de Champagne son el hogar del clásico vino espumante con el mismo nombre. Asimismo, en Reims, una de las ciudades francesas reconocidas por su  belleza, se puede visitar el pueblo de Hautvillers, sede de los mejores sabores del Dom Perignon.

En el recorrido desde Alsacia, Francia, hasta Estrasburgo, Alemania, también es posible disfrutar de uno de los más famosos y deliciosos recorridos de las rutas del vino. En todo el itinerario el viajero se topa con pequeñas aldeas y pueblos, como detenidos en el tiempo, que ofrecen en sus pequeños winstubs (vinerías de clima íntimo y atención cálida) los mejores productos de cada zona.

En el caso de España destacan los caminos de Castilla-La Mancha, Rioja, Rías Baixas, Ribera del Duero, entre otras, donde se pueden degustar los mejores caldos ibéricos. Este país, que combina su excelente gastronomía con el enoturismo, es uno de los que mayor impulso le ha dado a esta modalidad de viajes.

Entre las rutas del vino en Europa no puede faltar Portugal, productor por excelencia del vinho verde (tinto o blanco): una bebida afrutada, ácida y espumosa que apenas madura; y cuna del Oporto, cuyo sabor dulce es muy apreciado en todo el planeta.
En el caso de América, California, Argentina y Chile son los que llevan la delantera.

Con una tradición rica en vinos en la región andina, y unos paisajes que enmarcan con toda claridad la belleza de las montañas, Argentina ofrece varietales para los más exigentes gustos. En la provincia de Mendoza, por ejemplo, los visitantes pueden hacer recorridos por las mejores bodegas de la zona, además de sumarse a las degustaciones de los típicos asados combinados con el tinto malbec.

Del otro lado de la cordillera, específicamente en el Valle de Colchagua, el Central o en Curicó, entre otros, además de los habituales recorridos por las viñas, la ruta incluye visitas a varios museos temáticos y excursiones por espacios naturales y ecológicos.

En California, Estados Unidos, también existe una región con viñas y rutas perfectamente detalladas, en el Valle de Napa, pensada para degustar vinos y exquisiteces gastronómicas. Allí se puede disfrutar de una interesante combinación de museos y restaurantes, acompañadas de boutiques de vinos creadas por famosas estrellas de Hollywood.

De manera similar Nueva Zelanda, ubicada en Oceanía, ha sabido posicionarse en los primeros peldaños de producción de vino de todo el mundo. En esa región, los vitivinicultores se han dedicado a experimentar a gusto propio, sin las categorías o ataduras de Europa.

Australia, en cambio, destaca por el encanto de los tintos Syrah. El Valle de Barossa es el punto de referencia de este producto, con pequeñas bodegas y grandes casas de vino con algunas de las viñas más antiguas del mundo, y que aún siguen produciendo frutos de calidad más que probada.

Como puede constatarse, para enumerar las rutas enoturísticas de todo el mundo no nos alcanzan los dedos de las manos, ni tampoco para contar a quienes disfrutan de ellas, pues todos parecen sucumbir ante el encanto de esta nueva fórmula turística que, al parecer, ha llegado para quedarse.
 

Añadir nuevo comentario

Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

Credito
Por: Patricia Rodríguez