El consumo excesivo de bebidas con cola atrofia los músculos

Creado: Vie, 22/05/2009 - 17:31
Autor:
Credito
Fuente: La Nación
Categoría
El consumo excesivo de bebidas con cola atrofia los músculos

Un análisis realizado por científicos griegos advirtió que tomar más de dos litros diarios de bebidas con cola puede atrofiar ciertos músculos del cuerpo y provocar fatiga, taquicardia o caries.

Esto ocurre, entre otras cosas, porque la ingesta excesiva de estas gaseosas favorece una disminución abrupta en la cantidad normal de potasio contenida en la sangre, explicaron los especialistas en la revista médica International Journal of Clinical Practice, que se publicará en junio próximo.

La sangre humana necesita tener suficiente potasio porque este mineral es el responsable de controlar el trabajo de los músculos, corazón y aparato digestivo, aseguró el médico y líder del estudio Moses Elisaf, citado en un reporte de la agencia Efe por el diario La Nación.

Por eso, cuando el organismo tiene menos potasio del requerido se dice que sufre de una condición que conocida como hipocalemia.

“La hipocalemia puede ser provocada por alguno o varios de los tres componentes presentes en las colas: la glucosa, la fructosa y la cafeína”, reconoce el análisis.

Por ejemplo, cada porción de bebida gaseosa contiene al menos 11 gramos de azúcar (glucosa) por decilitro y entre 95 y 160 miligramos de cafeína por litro.

“Nuestra intención con este análisis es llamar la atención de que el número de personas que enferman por un consumo desmesurado de ese tipo de refrescos va en aumento y que los consumidores deben conocer esta información”, aseguró Moses Elisaf.

El científico recriminó así la política empresarial de las empresas productoras de estas bebidas de promover tamaños de botellas cada vez más grandes.

En el 2007 el consumo anual de bebidas gaseosas fue de 552 billones de litros, es decir, unos 83 litros por persona.

Se cree que para el 2012 este consumo per cápita anual será de unos 95 litros por persona, según la investigación.

Para realizar esta valoración, los médicos monitorearon a varias personas que tenía un consumo diario de entre dos y nueve litros de bebidas con cola. A cada uno de ellos se le hicieron pruebas médicas y entrevistas. Todos mostraron signos inequívocos de fatiga y desgaste físico.

En el caso de dos mujeres embarazadas que fueron parte de la muestra, los daños fueron preocupantes. La primera de ellas, quien reconoció que bebía tres litros diarios, tenía serios problemas de vómitos, fatiga y pérdida de apetito.

La otra embarazada, que bebía hasta siete litros diarios de bebidas con cola, fue diagnosticada con debilidad muscular.

En ninguno de los casos analizados se detectaron daños permanentes. A todos los pacientes se les invitó a reducir el consumo de gaseosas a menos de dos litros diarios y se les recetaron suplementos con potasio –por vía oral o intravenosa–.

Todas las personas recuperaron sus facultades musculares.

Al ser consultada por La Nación sobre esta investigación, la compañía Coca Cola dijo: “La seguridad y la calidad de todos nuestros productos son fundamentales, y es algo que nuestra compañía jamás pondría en riesgo”.

Según esta empresa, los ejemplos utilizados en este artículo son todos casos extremos de consumo crónico (2 a 9 litros por día), lo que significa que el consumo moderado de bebidas de cola es seguro y la gente puede seguir disfrutando esas bebidas como parte de una dieta sana y equilibrada.

“Dicho artículo es un análisis, no es una investigación científica (es decir, no es un estudio clínico), y no constituye una base suficiente para señalar al consumo de bebidas de cola como causa de hipocalemia. Además, sus autores especulan acerca de que cantidades moderadas de cafeína (180-360 miligramos) pueden causar hipocalemia. Esta observación no cuenta con el soporte de un estudio clínico bien diseñado”, dijo Olga Reyes, gerente de asuntos públicos para Centroamérica de Coca-Cola.

Añadir nuevo comentario

Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

Credito
Fuente: La Nación