Comer en los Paradores de España

Creado: Lun, 09/07/2012 - 02:06
Autor:
Credito
Por: Don Rafael Ansón Oliart, Presidente de la Real Academia de Gastronomía Española
Categoría
Comer en los Paradores de España

Paradores de España es uno de los grandes emblemas del turismo y la gastronomía nacionales (dos de los sectores que siguen impulsando más nuestra economía en estos tiempos difíciles y que ponen muchos proyectos en marcha).

Desde todos los establecimientos de la Red, la empresa pública que preside actualmente Ángeles Alarcó se reivindica una cocina que es sencilla, sostenible y que preserva e impulsa la tradición regional, aunque con los aditamentos necesarios que se ajustan a nuestro tiempo. Porque las despensas locales exhiben una fuerza extraordinaria y el marco de los Paradores es muy adecuado para que luzcan todo su esplendor.

Desde 2010, la Real Academia de Gastronomía tiene firmado un acuerdo de colaboración con Paradores para impulsar los proyectos de contenido gastronómico que emprenda.

Turismo gastronómico

Mediante este convenio, la Real Academia se compromete a prestar asesoramiento en dicha materia cuando le sea requerido por Paradores, y puede ser invitada a todas aquellas reuniones o eventos de la empresa en los que se plantee el desarrollo de productos de turismo gastronómico. Porque siempre he estado convencido de que los mejores lugares para conocer los productos y las recetas típicas de las Comunidades Autónomas son los Paradores que existen en ellas.

Es difícil destacar la calidad gastronómica de casi un centenar de restaurantes que se emplazan en otros tantos Paradores, pero hay unos cuantos cuya trayectoria culinaria sobresale, ligeramente, por encima del resto.

Podríamos llamarlos “Paradores gastronómicos” y estarían encabezados por el de Santiago de Compostela, el Hostal de los Reyes Católicos, “buque-insignia” de la red, cuyo restaurante Dos Reis, un sol Repsol, propone una elegante selección de pescados, mariscos y carne de vacuno del país.

También alcanza gran interés gastronómico el restaurante Rey Don Sancho del Parador Hostal San Marcos de León, recomendado por la Guía Repsol, espectacular edificio del Renacimiento con una buena oferta de la rotunda y excelente cocina tradicional de la tierra, regada por vinos del Bierzo y otras comarcas de Castilla y León.

Paradores gastronómicos en las inmediaciones de Madrid

Sin salir de Castilla y León, el Parador de Turismo de La Granja, en Segovia, tiene en su interior el restaurante Puerta de la Reina, un sol Repsol, donde se realiza un homenaje diario a los grandes asados de cordero y cochinillo provinciales, precedidos acaso por los judiones de La Granja.

Frente a los grandes edificios históricos sobresale la propuesta culinaria de una de las más recientes incorporaciones a la red, el Parador de Alcalá de Henares, que ocupa el antiguo convento de los Dominicos de la ciudad complutense. El restaurante se llama Santo Tomás, tiene un sol Repsol y ofrece la castellana “sopa boba”, el gallo de corral en pepitoria y la “costrada de Alcalá”.

Otro Parador emblemático en Castilla-La Mancha es el de Toledo, situado en el Cerro del Emperador, con inigualables vistas panorámicas de la ciudad. Para comer, grandes recetas locales, como las migas pastoriles, el lomo de ciervo de los Montes de Toledo y las natillas de las Clarisas. Tiene un sol Repsol.

De Mérida a Málaga

Gran prestigio gastronómico acumula, desde hace años, el Parador de Mérida, llamado Vía de la Plata. En su restaurante La Concordia se puede descubrir la cocina extremeña tradicional a través de elaboraciones muy cuidadas.

Y, al borde del mar Mediterráneo, el Parador Málaga Golf cuenta con excelentes instalaciones, un entorno singular y un restaurante basado en las tradiciones locales con primacía por las sopas frías y la fritura de la tierra.

Son solo siete ejemplos de una diversidad gastronómica extraordinaria, presencias más visibles de una amplia red de establecimientos distribuidos por todos los rincones del país, santuarios de las buenas mesas locales y en cuya preservación debemos colaborar todas las instituciones, tanto las públicas como las privadas.

Las mejores materias primas, combinadas con el buen hacer de los cocineros de Paradores, han dado como resultado una gastronomía llena de contrastes, reconocida a lo largo de los años a través de numerosos premios, como base de una sucesión de sabores y aromas que constituye parte esencial de nuestro acervo cultural.
 

Añadir nuevo comentario

Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

Credito
Por: Don Rafael Ansón Oliart, Presidente de la Real Academia de Gastronomía Española