Bolivia apuesta por el grano de la Quinua como alimento del futuro

Creado: Dom, 09/01/2011 - 11:51
Autor:
Categoría

La quinua (o quinoa) es un grano que ayudó a salvar del hambre a los incas y ahora está transformando una de las regiones más pobres de Bolivia desde que se popularizó en países ricos por sus excepcionales condiciones nutricionales, que han llevado a la NASA a incluirlo en la dieta de los astronautas.

De hecho, las ventas al por mayor se multiplicaron por siete desde que aumentó la demanda a partir del 2000.

El gobierno de Evo Morales incluyó al cereal como alimento “estratégico” para la seguridad alimentaria de Bolivia y está impulsando su consumo interno.

Conocida como el grano de oro de los Andes, la quinua es el único alimento vegetal que provee diez aminoácidos esenciales para el ser humano. Tiene un alto contenido de proteínas (14-18%) y es buena fuente de fósforo, calcio, hierro y vitamina E, y puede incluso reemplazar la leche materna, dice la FAO.

El arbusto brota en el altiplano, una región árida y pobre a 3.700 metros de altitud y es resistente a las heladas y sequías que periódicamente golpean a esa región.

Bolivia genera un 46% de la producción mundial y le siguen Perú con 30% y EE.UU. con 10%, según un informe del Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural.

En el año 2000 Bolivia exportó 1.439 toneladas por 1,8 millones de dólares, pero ya el año pasado las exportaciones alcanzaron a 14.500 toneladas por más 25 millones de dólares hacia la UE, EE.UU. y Japón, los mayores mercados.

La quinua es una semilla que se come como un grano, no tiene gluten y es más fácil de digerir que el maíz, el trigo, el centeno, el mijo y el sorgo. Los indígenas que la cultivan están entre los más pobres y hasta hace unas décadas muchos de ellos todavía convivían con el trueque.

La variedad más cotizada es la quinua real, que sólo se produce en Bolivia en una región vecina a inmensos salares en el suroeste del país. La radiación solar que llega desde el mar blanco de sal y la tierra salitrosa, hace que se produzca el cotizado grano que el gobierno boliviano busca patentar.

Esta variedad es más cara y su precio puede alcanzar a los 3.000 dólares la tonelada.

Muchos en Bolivia creen que la quinua puede transformar el empobrecido altiplano como sucedió con la soja. Los precios pagados en mercados europeos y estadounidenses por tonelada métrica de quinua son hasta cinco veces más que la soja.

La semilla era ignorada por los mismos bolivianos por su sabor ligeramente amargo.

“La quinua es como el arroz del altiplano’’, declaró Evo Morales a fines de diciembre durante una visita a Venezuela. “Antes la gente no quería comer quinua, decía que era un alimento del indio y, como es del indio, no querían comer. Ahora el pueblo boliviano empieza a reaccionar’.

Algunas autoridades dicen que por el tipo de siembra tradicional, menos dañina con la naturaleza, la quinua encaja en el modelo de sociedad que busca construir el presidente Morales, el primer indígena que gobierna Bolivia.

El mandatario anunció que la meta es duplicar los cultivos hasta las 100.000 hectáreas, fortalecer la producción de quinua ecológica, industrializarla y fomentar el consumo interno.

Añadir nuevo comentario

Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.