La isla de las pasiones

Creado: Lun, 18/06/2018 - 16:15
Autor:
Credito
Melbys Nicola
Categoría
Gran Prix Internacional de Cocteleria Havana Club

Nada mejor que escurrirse cuando una competencia acontece para descubrir lo que aviva a un ser humano, qué le inspira y le unifica. El XII Gran Prix Internacional de Coctelería Havana Club 2018 (HCCGP18) celebrado en Cuba recientemente tuvo dos jornadas de competencia, 40 concursantes se disputaron el paso a la semifinal y solo 10 clasificaron para luchar por la dorada presea. De los andares de estos cantineros tenemos historias exclusivas, justo cuando iban descubriendo Cuba -y Cuba iba calando en ellos-.

Gran Prix Internacional de Cocteleria Havana Club-Finalistas
Concursantes finlistas.

 

Le puede interesar: XII Gran Prix Internacional de Coctelería Havana Club: Sentir Cuba, vivir la modernidad

Así, mientras contendientes y jueces ponían a prueba sus capacidades y fraternizaban al calor de la hospitalidad antillana, Excelencias Gourmet conversó con ellos. Buen tino el nuestro haber atrapado a dos de los que serían futuros ganadores del Primer y Tercer lugar respetivamente. Pero más que ello está el placer que encarna sentirse hijo de esta isla que tantas pasiones despierta, de esta tierra que, en su belleza "única" y aderezada con míticos rones, siempre convida a encontrarse, y a volver.

Ninon  Fauvarque, Francia (Campeona del Gran Prix Internacional de Coctelería Havana Club, Ganadora del First Sip y del People’s Choice Award)

Gran Prix Internacional de Cocteleria Havana Club-Ninon-Fauvarque
Ninon  Fauvarque

 

"Llevo solo un año en la coctelería. Esta competencia es una locura para mí, algo que jamás pensé. Estar en Cuba es increíble. Si tuviera que mencionar lo que me hace diferente del resto de mis compañeros creo que sería el hecho de que vine sin expectativas, sin juzgar nada. Estoy aquí solo para disfrutar y aprender de los otros competidores. Por otra parte es un honor representar a las mujeres que hoy están en el mundo de la cantina, que hacen su debut, es algo que me satisface mucho. Y en cuanto al ron, Havana Club es para mí un producto muy especial, siento que me habla y me acerca a Cuba, un país que siempre quise conocer y que amo. Cuba no se estudia, se vive.  El ron es parte de su cultura, es como ser feliz, sentir la música, bailar: es la felicidad".

Johnson Wisdow, Ghana (3er Lugar HCCGP18)

Gran Prix Internacional de Cocteleria Havana Cluc-Johnson
Johnson Wisdow.

 

"En mi país trabajo en un restaurante de estilo cubano, por tanto escucho la mayoría del tiempo su música; pero está también este hombre que viene siempre y quiere fumarse un puro, tomarse un café y que le pongan una canción en particular: ‘Ay Mamá Inés’. Un día le pregunté ¿por qué esa? Y me contó la historia. Ahí sentí que había encontrado mi inspiración para la competencia. A partir de entonces comencé a investigar acerca de la tradición del café en Cuba y sus formas más auténticas. Leí mucho con respeto a los estilos y formas de preparación. Supe de ese colador que usan en los campos y lo encontré fascinante, así que decidí utilizarlo en mi presentación; también empleé naranja, el propio café, azúcar, ron y tabaco: todo cubano.

"En cuanto a esta experiencia, voy a nutrirme de todo cuanto pueda, aprender mucho acerca de este país y su ron. Ghana y Cuba tienen muchas conexiones, desde la comida, el gusto por la música, hasta las raíces ancestrales de la cultura afro. Y está la energía. Aquí nunca me he sentido lejos de casa, todo lo contrario. Es mi primera vez y estoy seguro de que regresaré".

Max Verrier, Noruega (bartender concursante)

Gran Prix Internacional de Cocteleria Havana Club-Max-Verrier
Max Verrier.

 

"Este es mi primer contacto con Cuba. Cuando vienes de un país extranjero como yo tienes muchas expectativas, pero al llegar se trata sobre todo de esperar lo inesperado. En cada esquina encuentras algo diferente. Me encanta la vibra de la ciudad, de su gente, las sonrisas, la calidez. Los cubanos son muy cálidos, muy acogedores y eso también se refleja en el Ron, es parte de su cultura, de ustedes. Es lo Criollo, una fusión de cultura, colores, aromas, soluciones y problemas a los que incluso le encontrarán solución. Es evolución. Conviven con limitaciones pero de ello sacan algo excepcional, lo cual es muy especial. Para mí las limitaciones traen creatividad: si no tienes mucho debes ser aún más creativo, es el único modo de lograr algo, y esta fue una hermosa parte del concurso.

"Su ron es una expresión de todo esto. El Havana Club Añejo 7 años para mí representa el ritmo cubano, su energía. Cuba Moderna significó ir más allá, buscar la solución, hacerlo suceder. Como dicen ustedes, ‘resolver’: no hay problemas, sino soluciones, y es genial. Vine sin saber qué sucedería, sin un coctel preconcebido porque en Europa tenemos acceso a cosas que aquí no están. Y esa fue la base: Ven, trae tu mente, defiende tu idea, haz tu magia".

Bárbara Betancourt, Cuba (bartender concursante)

Gran Prix Internacional de Cocteleria Havana Club-Barbara-Betancourt
Bárbara Betancourt.

 

"Como cantinera estoy muy contenta, tengo que agradecerle mucho a Havana Club Internacional S.A. y reconocer el trabajo tan arduo que han desarrollado. La oportunidad de interactuar con bartenders de todo el mundo ha sido una experiencia única, quizás irrepetible, y por eso aún más especial. Participar en este evento es algo muy importante en mi carrera profesional y uno de los certámenes más interesantes a los que he asistido porque estoy representando a mi país, lo cual me obliga, me compromete, a dar lo mejor de mí.

"En cantina diría que soy de las clásicas cubanas, siempre me remonto a ello. En esta ocasión me inspiré en Constante Ribalaigua e hice un daiquirí algo novedoso, con aguacate, pimienta negra, romero, perfume de balsámico y Havana Club Carta Blanca, el emblemático de la coctelería cubana. Sin dudas es un coctel atípico, quizás para un público diferente. Sea cual sea el resultado estoy satisfecha y de seguro continuaré participando en otros eventos de este tipo porque soy bartender, aprendo cada día y amo mi profesión. Este ha sido un gran aprendizaje, estos bartenders que nos visitan han demostrado que también hay otro modo de servir, de acuerdo al contexto. Quizás es tiempo de nosotros adaptarnos no a la Habana moderna, sino al mundo moderno. Solo un detalle, como cubana creo esencial que no perdamos el clasicismo que nos identifica, y no se trata de demeritar otros estilos, sino de estar a tono con lo que presentes, el momento y el lugar. Son diferentes maneras de hacer, de comunicar, pero al final la humildad y la pasión son lo más importante".

Fotos: Cortesía Havana Club

Añadir nuevo comentario

Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

Credito
Melbys Nicola