Vinos y postres de navidad y fin de año

Creado: Dom, 03/10/2010 - 11:56
Autor:
Credito
Por: Sommelier Yamir Pelegrino / Foto: Alvite
Categoría

Si bien el comer es una actividad que se realiza a diario, diciembre es la época que desde la antigüedad reúne más celebraciones, todas con una arraigada raíz en lo culinario, pues en este mes «celebramos comiendo y comemos para celebrar», como acotara un gran sociólogo, al referirse a este mes festivo-gastronómico.

Al resumir lo vital de esta etapa navideña para los seres humanos, nos damos cuenta que son específicamente los postres, la vedette del menú. Ellos son los más coloridos, representativos y felices, pues no hay como picar una tarta, beber champagne o cava, y estará listo el festejo.

Aunque en estas fechas existen postres de todos tipos y estilos, son los calientes los más sugerentes en buena parte del mundo, pues las temperaturas frías en el hemisferio Norte son propensas para aquellos que transmiten «calor». Sin embargo, siempre son bien recibidas también las galletas dulces, las cremas y el azúcar lustre, que pueblan muchas mesas simulando nieve, sin contar los archiconocidos y necesarios turrones navideños.

Así, respetando las costumbres e idiosincrasia de cada país, pero teniendo como dominador común los postres, aunque cambie el menú estos seguirán siendo el patrón de las dulces navidades y los últimos días del año en ese medio tan imprescindible que se llama mesa.

Algunas comidas y postres navideños del mundo

Italia: Los festejos comienzan con la ceremonial «cenone» o gran cena del 24 de diciembre, donde se reúne en la mesa a toda la familia y comúnmente se cocinan espaguetis con almejas o pescado. En la noche de San Silvestre, es decir, en vísperas de Año Nuevo, es tradición comer lentejas, porque significa que se contará con dinero los próximos 12 meses. El postre por excelencia es el famoso «panettone», un pan dulce que contiene pasas de uva y otras frutas secas previamente remojadas en vino.

España: Según la zona se hace cordero, pavo o mariscos y no puede faltar una copa de cava. Luego, en Nochevieja -31 de diciembre- se estila ingerir las «uvas de la suerte» con cada una de las 12 campanadas, que representan a los 12 apóstoles. Estas, se suponen, dan prosperidad para el año venidero. El postre infaltable son los turrones.

Rusia: En Nochebuena se comen12 platos, entre los cuales el principal es pescado con una sopa de remolacha. No pueden faltar el pan, la miel, requesón, pastel de postre y para beber el mundialmente famoso Vodka.

Francia: «Le réveillon» es la comida navideña, que puede consistir en carne de gallina, pavo con castañas u ostra con Foie Gras. Uno de los postres más famoso es el Bûche de Noël, un pastel enrollado de chocolate, en torno al cual se reúne toda la familia. El Champán es infaltable.

Holanda: La liebre o el pato asado son los principales protagonistas de la mesa en fiestas tan especiales. En cuanto a dulces, es típico que el día 31 de diciembre, para despedir el año y prepararse para el siguiente, las cocinas holandesas se llenan del rico aroma de las conocidas «kerstkransjes», que son deliciosas rosquillas, o de unos sabrosos buñuelos de manzana.

Japón: Shogatsu es la celebración de año nuevo, a la cual se le da gran importancia y dura tres días. Durante estos se come Toshikoshi soba (fideos de trigo sarraceno), y también ozono, que es una sopa que contiene mochi (pasta de arroz), verduras y pescado.

La bebida tradicional es otoso, un vino de arroz endulzado. También se come mucho el taiyaki, panecillos calientes rellenos de anko, aunque se pueden encontrar algunos con crema dulce, chocolate, queso y hasta salchicha. Tienen forma de pescado (de ahí su nombre) y son hechos con masa parecida a la de los waffles o hotcakes.

Añadir nuevo comentario

Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

Credito
Por: Sommelier Yamir Pelegrino / Foto: Alvite