China acogerá el Congreso Internacional de Slow Food

Creado: Dom, 20/08/2017 - 22:36
Autor:
Categoría
China acogerá el Congreso Internacional de Slow Food
La ciudad china de Chengdu acogerá, desde el 29 de septiembre y hasta el 1 de octubre, el séptimo Congreso Internacional de Slow Food, un evento que reunirá a numerosos delegados representando a todo el mundo: un total de cuatrocientos activistas de la alimentación, procedentes de noventa países. El Congreso Internacional es un momento clave en la vida del movimiento Slow Food que ratifica su actividad en asuntos de política, estrategia, visión y organización a nivel internacional y, consecuentemente, también a nivel nacional, regional y local. Entre los temas centrales a debate se encuentra el desafío del cambio climático: Slow Food ha señalado que la agricultura y la producción alimentaria representan una de las causas principales del cambio climático, aunque también podrían convertirse en una de las soluciones. China, clave para el sistema alimentario mundial Y es que, en este sentido, China es un país de relevancia crucial para el sistema alimentario mundial y puede desempeñar un papel decisivo en este cambio global. El gigante asiático debe enfrentarse a uno de los mayores dilemas agrícolas del mundo: cómo alimentar a una quinta parte de la humanidad con solo un 7 % de la tierra agrícola disponible. Desafortunadamente, en el pasado China adoptó una solución basada en una poderosa industrialización y al uso de productos químicos, como pesticidas y fertilizantes sintéticos. Queda claro que, considerando el tamaño del país, su población y su economía, el impacto medioambiental de este sistema de producción tiene grandes repercusiones en todo el planeta. Por esta razón, la decisión de de Slow Food de celebrar el próximo Congreso Internacional en China es una decisión estratégica, y supone un hito de gran importancia. Desde 1989, la fecha de nacimiento de Slow Food como asociación internacional, el movimiento se ha convertido en una organización de la alimentación global que incluye a millones de personas en más de 160 países que trabajan para garantizar que todo el mundo tenga acceso a una comida buena, limpia y justa. La red de Slow Food en China trabaja desde 2015 en varios proyectos destinados a conservar la biodiversidad alimentaria y a proteger la gran variedad de paisajes y hábitats que caracterizan el país. “Gracias a la experiencia de las Comunidades del Alimento de todo el mundo que protegen la resiliencia de sus territorios locales y buscan un bienestar armonioso y justo, Slow Food puede hacer una modesta contribución destacando posibles caminos a seguir. Esta es la razón por la que, en Chengdu, debemos hablar sobre el clima, la biodiversidad y la nueva economía y debemos presentar nuestros proyectos más nobles y ambiciosos para encontrar soluciones adecuadas para los lugares apropiados en el momento idóneo. Asimismo, deberemos pensar de nuevo qué papel tenemos en este mundo en constante cambio en el que queremos y debemos ser los pioneros. Porque la alimentación es aquello que nos permite vivir y encontrarnos con los demás, es nuestra identidad y nuestra ventana al mundo”, comenta Carlo Petrini, fundador y presidente de Slow Food.

Añadir nuevo comentario