Criterios para evaluar la calidad del vino

Creado: Lun, 28/05/2018 - 18:09
Autor:
Credito
Cristina Vegas Gómez
Categoría
calidad del vino

En nuestra vida diaria no dejamos de oír la palabra "calidad" y no es diferente en el mundo del vino. El consumo de vino ha evolucionado, y hemos dejado de consumir vinos "ordinarios" para disfrutar vinos de "calidad". Cada día, todos los viticultores y bodegueros nos esforzamos para ofrecer al consumidor un producto de calidad. Pero, ¿qué es exactamente la calidad del vino? Podemos analizar este concepto desgranándolo en cinco criterios: calidad sensorial, nutritiva, toxicológica, formal y cultural.

Le puede interesar: Lo que debes saber para convertirte en un experto en vinos

5 Criterios para evaluar la calidad del vino

calidad del vino-factores para determinarla

Calidad sensorial

Es la más conocida y comentada en el mundo del vino, ya que es apreciada mediante la cata. Como decimos siempre, el mejor vino es el que más te gusta, y dependiendo del contexto apreciamos un mismo vino de manera diferente. No será igual si lo tomamos en un aperitivo, en casa o en un buen restaurante. De la misma manera, nuestra formación influye mucho en la calidad sensorial, ya que un neófito en el mundo del vino no catará igual que un profesional. Podemos concluir que la calidad sensorial depende del encuentro entre un vino, una persona y un contexto dado; si alguna de las variables cambia la cata será diferente.

Calidad nutritiva

Ha sido puesta en cuestión desde los inicios del consumo de vino. Ya en el siglo XIII, Arnaud de Villeneuve, médico del Papa, escribía: "tomado en dosis convenientes, el vino es un alimento y un remedio; el más grande y el mejor amigo del hombre y de la naturaleza humana". El vino no es un producto necesario para la alimentación, pero tampoco inútil. Los beneficios de un consumo moderado y de algunos de sus compuestos como el el famoso resveratrol, han sido constatados científicamente, pero solo puede justificarse su ingesta por el placer que obtenemos al beberlo.

Calidad toxicológica

Identifica las sustancias que pueden ser tóxicas si nos excedemos de la dosis. Hoy en día no se conocen sustancias en el vino que puedan ser peligrosas a no ser que se consuman decenas o centenas de litros al día. Estas sustancias están naturalmente presentes en todos los vinos, vienen de la uva o las fermentaciones, y raramente pueden provenir de orígenes accidentales o fraudulentos. La principal sustancia que puede ser tóxica si nos excedemos es el alcohol, por ello siempre recomendamos un consumo moderado. En general, si hay contaminaciones de otras sustancias tóxicas encontraremos un mal olor o sabor, así que de todas formas, evitaremos beberlo. Digamos que una buena calidad toxicológica es algo que se da por hecho cuando existe una calidad del vino formal y sensorial.

Calidad formal

Es aquella que corresponde a las normativas de la Denominación de Origen, de la indicación geográfica, o las reglas de un concurso. Uno de los criterios para constatarla es la famosa trazabilidad, con la que podemos conocer el origen de la uva y todos los pasos intermedios hasta que la botella llega al cliente. Todas estas etapas de la elaboración deben estar recogidas por escrito para constatar que han sido bien aplicadas. En los vinos de Denominación de Origen es muy fácil reconocer esta calidad formal, ya que veremos en la botella la contraetiqueta que lo acredita y que confirma que ha pasado todos los controles de calidad necesarios para merecerla.

En los países productores de vino, como España, esta bebida es una identidad cultural. Está perfectamente integrado a la cultura mediterránea y occidental (ahora también mundial) y todos asociamos el vino a cualquier tipo de celebración. Es muy común encontrar en las etiquetas el año de creación de la bodega, o alguna referencia histórica de la producción de vino en la zona, siendo el vino el hilo conductor desde el pasado hasta nuestros días. Esta calidad cultural puede verse como una estrategia de marketing cuando el consumidor quiere conocer el contexto cultural en el que se ha producido ese vino.

Los productores de vino se refieren a los cinco conceptos al mismo tiempo cuando evaluan la calidad del vino: aunque nos pueda gustar más o menos, el vino estará bien hecho, (sin problemas o desviaciones) y ese buen hacer está reconocido por un organismo externo como por ejemplo una Denominación de Origen o una medalla de algún concurso.

Fuente: Vinetur

Añadir nuevo comentario

Credito
Cristina Vegas Gómez