Festival Gourmet. Sabores de Cuba y el mundo

Creado: Mar, 21/11/2017 - 04:31
Autor:
Credito
Orsanhec Plaza
Categoría
Festival Gourmet. Sabores de Cuba y el mundo

Alicia García, organizadora del 6to Festival Gourmet. Sabores de Cuba y el mundo en entrevista ofrece detalles sobre el evento que se desarrolló  16, 17 y 18 de noviembre, 2017 en la sede de la Casa del Benemérito de las Américas Benito Juárez, en el Centro Histórico de La Habana Vieja.

Este año el Festival estuvo dedicado a Industrial Molinera? Coméntame como se inserta esta industria dentro del Festival, qué papel juega?

Cada año, dedicamos el festival a alguna institución o proyecto que juega un papel significativo en la cultura alimentaria y gastronómica cubanas, en ocasiones, se desconoce su importancia e historia, entonces tratamos de realzarlas. IMSA (Industrial Molinera de La Habana) trabaja un producto esencial en la cultura alimentaria y gastronómica cubana: la harina de trigo en diferentes modalidades, y todos conocemos que el cubano, a diario, tiene entre sus preferencias el pan, bien sea solo o acompañado con fiambres muy típicas como la croqueta, la frita, la minuta de pescado, los aderezos, la tortilla, en fin…., las pastas, especialmente el espaguetis y la “pizza cubana”, esa que se come en la mano, de pie, caminando por las calles, a toda hora.

Qué novedades tuvo este año el Festival en su sexta edición?

En primer lugar, su tema central, esta vez dedicado a “Saladitos y picaditas”, invitó a reflexionar en nuestras tradiciones, pues el cubano gusta muchísimo de reunirse o pasarla en familia y amigos, siempre acompañado de estas preparaciones que no son más que pequeñas porciones de alimentos que tengamos a mano como pueden ser chicharrones de cerdo, pastas para aderezar, recreadas al instante, croqueticas variadas, maní salado, embutidos, vegetales, bocaditos, en fin, toda una amalgama de expresiones de la cocina, armonizados con una cerveza fría, un trago de ron o una copa de vino.

También tuvimos dos invitados turcos que llegaron desde Costa Rica, junto al chileno Pedro Zurita, emblemático productor de cine y hombre-gourmet, quienes permearon de glamour esta edición y animaron la curiosidad insaciable de todos los presentes con sus leyendas, sus saberes ancestrales y sus exquisitas concepciones acerca de la cocina mediterránea.

Tuvimos una mayor integración entre los espacios gastronómicos, científicos y culturales, pues se insertaron conferencias con alumnos del IFAL (Instituto de Farmacia y Alimentos), académicos, cineastas, investigadores, bartenders, sommelieres y chefs de reconocido prestigio; representantes de restaurantes Iván Chefs Justo, Melen Club, El Romero, Los Amigos, Ajiaco Café, La Concordia, Atelier, El Aljibe, Barroco Café, la panadería Salchipizza y chefs de reconocido prestigio.

Volvieron las exposiciones de arte con la curaduría de la Academia de Arte y Fotografía Cabrales del Valle, junto a la pasarela del diseñador José Luis y las disertaciones del crítico y artista de la plástica Manuel López Oliva, todo ello bajo el hilo conductor que nos permite entender, de manera holística, a la gastronomía en su relación con diversas expresiones del arte y la cultura.

Como siempre, se involucró un pequeño grupo de patrocinadores que logra entender el significado de proyectar su imagen no solo desde la estrategia comercial sino desde los valores socioculturales que pueden ostentar los productos que representan: IMSA, Cuba Ron, Ciego Montero, BRAVO, CORALSA, Alianza&Companies, Pisan, Stella, Camino al Sol, Habanos, Del Soto, Papas&Co.

Este es un evento cultural, de bajo perfil, sin ánimo de lucro, que tiene su radio de acción limitado, pues somos un staff pequeño, que no solo hacemos este proyecto. Lo que sí garantizamos es movernos, alternando nuestra sede, un año lo hacemos en La Habana y al otro en la ciudad de Bayamo, Granma, asumidos por la Casa de México (Oficina del Historiador) e Infotur en Bayamo.

Festival Gouremte. Sabores de Cuba y el mundo
Alicia García comenta sus experiencias en uno de los paneles del evento.

 

¿Qué objetivos pretende lograr este evento?

Estudiar y difundir el valor del arte culinario y el arte del beber, desde sus relaciones con otras manifestaciones artísticas y científicas, como parte fundamental en el conocimiento del patrimonio cultural e histórico  de Cuba y de la humanidad.

¿Crees que se ha avanzado en el ámbito de la promoción de eventos gourmet y  culinaria en la actualidad de Cuba?

Sí se ha avanzado significativamente. Existe un conjunto de proyectos disimiles, con sus características muy bien definidas y diferenciadas, a los que los agrupa el eje central de estudiar la gastronomía cubana y redimensionarla. Por ejemplo, existen plataformas digitales que ya marcan pautas como Excelencias Gourmet, Cubapaladar, Alamesa. Se afianzan en su organización y proyección las propuestas de Seminario Excelencias Gourmet, Arte Chef, Varadero Gourmet; proyectos comunitarios y regionales como La moneda cubana o La cuchipapa. También está el Balcón del Habano y el Festival del Habano; el Festival del Vino, el evento científico técnico que realiza Cuba Ron; los talleres de cocina molecular, los concursos de la Asociación de Cantineros de Cuba y de la marca Havana Club, el concurso internacional El rey del daiquirí, entre otros.

¿Le puede estar faltando algo a los eventos Gourmet en Cuba?

Siempre es un reto desarrollar proyectos relacionados con el concepto gourmet, pero valoro que cada vez se vigorizan más y desde la experiencia acumulada se adentran en terrenos inexplorados en Cuba hasta hace pocos años. Pienso que esto se debe reconocer y apoyar, porque, definitivamente, es vital restaurar las buenas prácticas y conductas en nuestra alimentación y hábitos al compartirla, socializarla y comercializarla.

¿Qué expectativas te propusiste en esta edición 2017?

Poder incidir con mayor alcance en la necesidad de entender la gastronomía en toda su diversidad, complejidad y en su permanente relación con todas las manifestaciones del conocimiento y la evolución de la humanidad.
Parafraseando una cita de Plinio el Viejo, incluida en el brillante discurso de Carlo Petrini, fundador de Slow Food, en el recién concluido congreso de esta organización internacional,  en Chengdu, China,  diría que “Estamos entrando  en el examen de la mayor de todas las operaciones de la Naturaleza: estamos reiniciando el diálogo con el hombre sobre sus alimentos e instándole a que admita que continuamos sin conocer  la razón de su existencia”.

Entonces, bienvenidos todos aquellos, interesados en reflexionar desde esta perspectiva pues “somos lo que comemos”.

 

Añadir nuevo comentario

Credito
Orsanhec Plaza