Tendencias de la cocina del futuro

Creado: Jue, 10/01/2019 - 19:37
Autor:
Credito
Pere Castells
Categoría
tendencias de la cocina

La gran fuerza de la gastronomía, tanto en el aspecto personal como mediático, condiciona, y todavía condicionará más, las tendencias por venir en la cocina.

De qué manera la ciencia y la tecnología ayudarán a resolver las desigualdades alimentarias de la sociedad? ¿Cómo puede la innovación transformar la gastronomía en una experiencia sostenible? ¿Seremos capaces de llevar a Internet los sabores y aromas del universo culinario?

Estas son algunas de las interrogantes que demuestran la utilidad de una alianza entre científicos, tecnólogos y los profesionales del bar y la cocina. Los movimientos culinarios impulsan este vínculo como una pieza básica del entramado alimentario.

Tendencias de la cocina del futuro

1- Productos de diferentes culturas y, a la vez, la producción tradicional del territorio donde vivimos nos retan a tener herramientas científicas y tecnológicas para alimentar a las diversas poblaciones. Probablemente, este proceso pasará por aumentar las proteínas provenientes de insectos y la utilización de algas de manera masiva.

2- La población de diversas zonas del mundo cada vez tiene mayor esperanza de vida y requiere un cambio de textura en su alimentación. La revolución culinaria del siglo XXI demuestra que la llamada "dieta blanda" puede ser extraordinariamente apetitosa y no por eso debe tener mayores costes.

3- En un futuro próximo se vislumbra el auge de la Nutrigenómica, que nos proporcionará información sobre nuestras conveniencias nutricionales.

4- La importancia del diseño del producto y la adaptación de la comida a las diferentes necesidades de una población diversa también adquiere importancia. Los envoltorios deberán seguir criterios de sostenibilidad que muchas veces se pasan por alto.

5- Una mirada futurista apunta hacia la posibilidad de necesitar alimentos sintéticos. Si ese momento llegara, la colaboración entre chefs y científicos será vital para tener en cuenta aspectos éticos de esa decisión.

6- La creación de aparatos y utensilios mejorará nuestro desempeño en la cocina, como sucedió con el microondas, que llegó para quedarse. Este electrodoméstico barato, limpio, energéticamente eficiente y rápido, parece la definición de lo que queremos en un futuro. El desafío es que seamos capaces de crear aparatos absolutamente seguros para que la sociedad no los rechace por temor.

7- La ciencia y la cocina deben mejorar la industria alimentaria y aportarle credibilidad de cara a las necesidades de las nuevas generaciones.

8- Las tecnologías de la información y las comunicaciones, en especial las redes sociales, marcan hábitos y tendencias. En el entorno digital debemos minimizar el efecto de la imagen como único elemento distintivo de una comida. El sabor, el olor y la textura han de entrar en este mundo; cómo lograrlo es una materia pendiente para la ciencia y la tecnología.

9- Lo más importante es el compromiso de la ciencia y la cocina con las necesidades de la población mundial. Las sociedades del siglo XXI, y las sucesivas, no pueden permitir las desigualdades alimentarias globales. Y además, deben aprovechar el prestigio de la cocina para influir en la solución de problemáticas que afectan al planeta.

Fuente: Revista Excelencias Gourmet No. 63

Añadir nuevo comentario

Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

Credito
Pere Castells