Panorama de la industria española hasta el 2020

Creado: Dom, 29/03/2015 - 14:13
Autor:
Credito
Por: Ricardo Potts
Categoría
Panorama de la industria española hasta el 2020

El Marco Estratégico para la industria de Alimentación y Bebidas tiene diversos retos de aquí al 2020, especialmente en la innovación, investigación y financiación. Ana García Rosado, consultora Senior en Financiación de la Innovación, bosqueja para Excelencias Gourmet el panorama perspectivo de la industria.

 

Los retos del Marco Estratégico para la Industria de Alimentación y Bebidas hasta 2020 son crecer un 4%, generar 60.000 empleos y exportar el 40% de la producción. ¿En qué medida la estructura de las empresas (más del 90% son PYMES) puede dificultar su internacionalización, innovación y mejora de la productividad?

 

La industria alimentaria es el sector con más baja intensidad inversora, junto con el agrario, siendo del 0,58%. Se caracteriza por una estructura atomizada de empresa, con un tejido fuertemente tradicional y escasa tendencia innovadora por falta de personal capacitado y mentalidad conservadora. Sin embargo aunque el 90% de las empresas son pymes, ya es un fuerte demandante de I+D+i  y cuenta con grandes grupos que se han convertido en promotores de I+D, como Unilever, Nestlé y Grupo Siro. España es el único país de la UE que incentiva la innovación tecnológica y muchas empresas se apoyan en ella a través de innovaciones en proceso, producto/servicio o gestión (implementación de sistemas de la información y la comunicación), pudiendo posicionarse de forma más rápida en un mercado cada vez más globalizado. Los datos de exportación del sector hechos públicos por FIAB así lo demuestran: incrementó sus exportaciones un 5,5%.
 
Dentro del Marco Estratégico, uno de los retos es el desarrollo de plataformas conjuntas para crear alianzas estratégicas que favorezcan la innovación entre empresas. ¿Es la mejor fórmula para la creación de un ecosistema innovador entre las pymes del sector? ¿Qué otras opciones existen?
 
Hasta hace unos años las empresas trataban la I+D de forma individual, siendo sólo las empresas más grandes las que podían llevarla a cabo con éxito. La I+D entraña siempre riesgo, necesitando una inversión inicial con cierto grado de incertidumbre sobre el retorno esperado de la misma. Sin duda este panorama está cambiando y se está potenciando cada vez más las acciones colectivas emprendidas desde el sector. La fórmula de investigación abierta a través de las plataformas conjuntas está dando muy buenos resultados. Prueba de ello es la Plataforma Tecnológica “Food for Life” que desde su creación en el año 2005 ha alcanzado importantes logros. Su misión consiste en la presentación de proyectos nacionales e internacionales de colaboración entre empresas, centros de investigación públicos y privados y universidades. En 2009 se presentaron 35 proyectos por 80 millones de euros, en 2010, 412 proyectos por 83 millones de euros y en 2011, 51 proyectos por 123 millones de euros. El año 2011 fue considerado por el Ministerio de Innovación y Ciencia uno de las cinco mejores. Otra de las fórmulas que las empresas tienen a su alcance es asociarse a centros tecnológicos sectoriales, ya que proporcionan todo tipo de servicios tecnológicos a las compañías asociadas y cuentan con un personal muy cualificado que puede ayudarles en su estrategia de innovación. Anualmente participan en más de 50 proyectos y en la realización de patentes. Hoy más que nunca las empresas deben participar en ferias y jornadas, visitar mercados, etc. La cultura de compartir debe potenciarse con la filosofía de intentar que los proveedores y clientes se incorporen a los procesos de creación de la empresa. En general, se está intentando reducir la distancia entre la colaboración público privada y las empresas, acercándose más a sus necesidades reales. La I+D debe partir de los requisitos que demanda el sector industrial a fin de ser más competitivos y poder estar presente de forma activa en un mercado cada vez más globalizado.
 
 
Dos de las palancas dinamizadoras del Marco Estratégico del sector pasan por el I+D+i y la Financiación, ¿con qué ayudas cuentan las empresas para ello?
 
Las empresas que comprenden el sector Alimentación y Bebidas pueden contar con ayudas nacionales e internacionales así como incentivos fiscales para fomentar las actividades de Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+i). Además de las líneas de financiación nacionales a las que las empresas han tenido y continúan teniendo acceso a través de diferentes organismos como el CDTI, MINECO, ENISA..., la Unión Europea sigue apoyando al sector agroalimentario en su programa H2020. Dentro de este Programa, el área de “Retos Sociales” aglutina la mayor cantidad de fondos con 29.679 millones de euros, de los cuales, 3.851 millones de euros se repartirán en Seguridad alimentaria, agricultura sostenible, investigación marina, marítima y fluvial y Bioeconomía. Dentro del citado Horizonte 2020, se ha alcanzado un compromiso político para que al menos el 20% del presupuesto de los Retos Sociales y el Liderazgo en Tecnologías Industriales y Facilitadoras (LEIT) vaya a las PYMEs, lo que supone que éstas recibirán 7.600 M €.
 
¿Qué recomendaciones puede hacer para avanzar en la generalización de la cultura de la innovación en el sector?  
 
Las empresas deben ser más participativas en acciones colectivas emprendidas desde el sector, ya sea a través de centros tecnológicos que les ayuden a marcar una estrategia de innovación adecuada, conseguir resultados óptimos para ser más competitivas e innovadoras, formar parte de foros de interés para identificar sinergias y promover la colaboración entre empresas, etc.
 
¿Qué subsectores están liderando en términos de facturación y empleo la innovación en la Industria de Alimentación y Bebidas?
 
La Industria Cárnica, de Bebidas, Oleica y Láctea.
 
¿Podría citar ejemplos de los Proyectos de Investigación más destacados?
 
Los vectores principales de actuación en donde la Industria Agroalimentaria se está dirigiendo en materia de I+D son: los avances en la Genómica, la Alimentación relacionada con la Salud y la aplicación de tecnologías emergentes al sector agroalimentario. El 25% de los nuevos productos que salen al mercado cada año provienen de estas líneas. El desarrollo de la genómica está logrando avances en distintos campos de la ciencia como la medicina, la agricultura, gracias al descubrimiento de secuencias de genes necesarias para la producción de proteínas de importancia médica y a la comparación de secuencias genómicas de distintos organismos. En cuanto al desarrollo de nuevos alimentos funcionales, conocemos numerosos ejemplos como los relacionados con la reducción del colesterol, problemas digestivos, el antiaging, etc. Es clara la preocupación del consumidor por cuidar su dieta y su salud por lo que estos aspectos están marcando. Dentro de la aplicación y extensión de tecnologías emergentes, así como otras de producción que actualmente están limitadas a sectores concretos y que se extenderán a nuevos productos alimentarios, se pueden citar la atomización, liofilización, microencapsulación, recubrimientos, etc. En cuanto al sector de las Bebidas, la tendencia es innovar en bebidas saludables con bajo aporte calórico: zumos y bebidas refrescantes bajos en calorías, agua aromatizada como alternativa a las bebidas carbonatadas; bebidas híbridas más naturales como zumos de fruta con té, bebidas energéticas, etc.
 
¿Qué Consorcios han destacado últimamente dentro del sector en la presentación de Proyectos de I+D+i?
 
A la Convocatoria del Programa Estratégico de Consorcios de Investigación Empresarial Nacional (CIEN), para la financiación de grandes proyectos de investigación industrial y desarrollo experimental, se presentaron en 2014 dieciocho proyectos, concediéndose cuatro a la innovación en Alimentación. Este es sin duda alguna un dato relevante, ya que el presupuesto mínimo financiable es de 7 millones de euros y el máximo de 20 millones de euros, los Consorcios están formados por empresas de muy alto nivel de I+D, siendo al menos una de ellas pyme, con soluciones al mercado que engloban a toda la cadena de valor.  
 

Por Comunidades Autónomas ¿qué destacaría de cada una de ellas?
 
Tal como podemos ver en la Tabla nº 1, las Comunidades Autónomas que cuentan con mayor nº de empresas de la Industria Alimentaria son Andalucía (con 5.301 empresas), seguido por Cataluña (con 3.408), Castilla y León (con 3.074) y Castilla La Mancha (con 2.391 empresas). Ahora bien, las que realizan más gasto en I+D son Cataluña, Madrid y País Vasco, (tabla 2).
 
En España se invierten más de 13.000 millones de euros en actividades de I+D+i. El sector agroalimentario concentra aproximadamente el 10% de las empresas innovadoras (1.621) en 2013, por delante de la construcción. El gasto en innovación en el sector agroalimentario alcanzó en 2013 los 649 millones de €, lo que supuso un 5% del total. Fuente INE 2013. Las Comunidades Autónomas que invierten más en I+D en el campo agroalimentario son el País Vasco (618 M€), Navarra (610 M€) Y Madrid (604 M€) y Cataluña (473 M€). Fuente FIAB.
 
Fuentes de datos: Fomento Industrial e Innovación del MAGRAMA, a partir de los datos del Directorio Central de Empresas del INE (DIRCE 2013)
 

Añadir nuevo comentario

Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

Credito
Por: Ricardo Potts