Las tapas, un mundo de sabores en la mesa

Creado: Mar, 10/09/2013 - 09:27
Autor:
Categoría
Las tapas, un mundo de sabores en la mesa

Cuenta la leyenda que las tapas nacieron a causa de una enfermedad del Rey español Alfonso X el Sabio, que se vio obligado a tomar diminutos bocados entre horas, acompañados de pequeños sorbos de vino.

Una vez repuesto el Rey, ordenó que en los mesones de Castilla no se despachara vino si no era acompañado de algo de comida, providencia oportuna y sabia para evitar que los vapores alcohólicos ocasionaran desmanes orgánicos en aquellos que bebían, quienes, en la mayoría de las ocasiones, no tenían suficiente dinero para pagarse una cena.

Aunque no se sabe si la anécdota de la tapa real es cierta, la realidad indica que este tipo de comida nació de la necesidad de agricultores y trabajadores de otros gremios de ingerir un pequeño alimento durante su jornada de trabajo, que les permitiera continuar la faena hasta el final del día.

Hay quienes dicen, en cambio, que cuando en toda España se generalizaron las botillerías y tabernas, la ordenanza del Rey Sabio continuó vigente; y por esta razón el vaso o jarro de vino se servía «tapado» con una rodaja de fiambre, o una loncha de jamón o queso, que tenía dos finalidades: evitar que cayeran impurezas o insectos en el vino y facilitar al cliente empapar el alcohol con un alimento sólido, como aconsejaba Alfonso X. Quizás este fue el origen del nombre de esta tradición española tan arraigada, la tapa, el alimento sólido que «tapaba» el vaso de vino.

Lo cierto es que en toda España se generalizó la tradición de consumir tapas junto con los vinos, costumbre que continua hasta nuestros días y que, incluso, ha sido adoptada y hasta mejorada en otros países. En la actualidad la tradición de las tapas se ha visto enriquecida por las tradiciones culinarias mundiales, y hoy conlleva mucho más que la simple degustación gastronómica.

En la actualidad, a las clásicas tapas ibéricas, como el manchego de chorizos, la tortilla española, los piquillos rellenos y los montaditos de serrano, se han sumado otras más trasgresoras de la costumbre atribuida a Alfonso El Sabio, que van desde el uso de frutas, hasta el uso de tapas creadas a partir de platillos árabes y asiáticos, así como la presencia cada vez mayor de la denominada cocina fusión.

Así, nos encontramos con tapas tan distintas como el pollo satay, la spanakopita (preparación de la gastronomía helénica) o el camarón orly, que es básicamente francés, por solo citar algunos ejemplos.

Incluso se pueden encontrar, convertidas en tapas, o sea en pequeñas raciones, platos tradicionales como la paella, el salmorejo y el gazpacho, por citar recetas típicas de la cocina española, así como otras pertenecientes a diferentes tradiciones y países, entre ellas los caracoles roquefort, las gambas y tocinos al pincho, y las puntitas de solomillo.

Y es que según el Czhef Michael Cascione, trasgrediendo un poco el concepto original de la comida española, las tapas pueden hacerse prácticamente de cualquier cosa, ya sea preparándolas intencionalmente o utilizando la creatividad para convertir en tapas los restos de una cena, siempre buscando un contraste de sabores y texturas que inviten a degustarla con vino o con cualquier otra bebida.

De hecho, actualmente el «bar de tapas y vinos» que nació en España, se ha hecho famoso en el mundo entero, no solo por las tradicionales recetas ibéricas, sino por llevar a tapas otras sacadas de la alta cocina y servirlas con vinos que maridan a la perfección con los sabores y aromas de los productos empleados para la confección de estos pequeños manjares. Así, «salir a tapear» o «irse de tapas», ha trascendido la ancestral costumbre española, para convertir en internacional el uso de las tapas y los vinos como incentivo para hacer y mantener amistades, negocios y, por qué no, hasta amores.

Flamenquines ibéricos de jamón serrano y manzana

Ingredientes:

Jamón Serrano ibérico Una manzana Aceite de oliva Perejil

Preparación: Montar cuñas de manzana en el centro del plato y lascas de jamón serrano por encima. Rociar con aceite de oliva y perejil.

 

Piquillos rellenos

Ingredientes:

Pimientos de piquillo Queso crema y Queso parmesano Picadillo de res Espinaca Aceite de oliva Vinagre balsámico

Preparación: Saltear el picadillo ya cocido, mezclar con el queso de crema, la espinaca y el queso parmesano, y rellenar los pimientos de piquillos. Servir y rociar con aceite de oliva y vinagre balsámico.

 

Alcachofas con gambas

Ingredientes:

Alcachofas Camarones pequeños Tomate natural Cebolla natural Aceite de oliva Vinagre balsámico

Preparación: Cortar las alcachofas en cuartos. Limpiar los camarones y cortarlos mariposa. Saltear ambos con el tomate y la cebolla en aceite de oliva bien caliente hasta que se doren, sazonar con vinagre balsámico, y servir en el plato, si quiere acompañado con aceitunas verdes y negras por separado.

 

Spanakopita de espinaca y queso

Ingredientes:

Masa de hojaldre Espinaca Queso feta Queso crema Ajo

Ingredientes: Preparar hojaldre en cuadros salados. Mezclar ambos quesos, la espinaca bien cortada y el ajo. Servir sobre la base de hojaldre, poniendo por encima el otro hojaldre en posición cruzada.

Añadir nuevo comentario

Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.