Sin votos aún

La mejor cocina mexicana, también sin picante

Cuando se habla de comida mexicana, generalmente la relacionamos con el mito del picante. Y sí, es cierto que los mexicanos son amantes de las especias, pero la realidad es que se trata de un ingrediente extra y completamente opcional que se sirve aparte y a gusto del comensal.

De hecho, existen numerosos platos de la cocina mexicana cuyos ingredientes principales carecen de picante y que pueden probarse a lo largo de todo el país. Además, desde que la gastronomía mexicana fuera declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO el 16 de noviembre de 2010, muchos de sus restaurantes encabezan la lista de los mejores del mundo.

Por ello, desde la Oficina de Turismo de México han querido seleccionar, a modo de ejemplo, varias comidas mexicanas típicas de algunos de sus mejores destinos turísticos que se pueden disfrutar tranquilamente, sin miedo al tan temido mito del picante.

Cocina mexicana sin picante

Sinaloa, la capital del camarón. Dentro de Sinaloa, Mazatlán es el principal reclamo turístico de la zona por sus playas, por su historia y, sobre todo, por su oferta gastronómica. En Mazatlán se pueden saborear los pescados más frescos de todo México. El camarón, o gamba, es el plato más conocido; a partir de este ingrediente principal también se elaboran barbones (tamales) rellenos de este pescado. Otros productos del mar que abundan en sus restaurantes son mantarraya, calamar, pulpo, langostas y jaibas. También destacan albóndigas, chicharrón, tortitas y machaca. Antiguamente, cuando la tortuga caguama no estaba en veda permanente, era común verla preparada en escabeche. Desde entonces se ha vuelto popular la ‘caguamanta’, una mezcla de mantarraya y camarón que se guisa al estilo de la tortuga para mantener la tradición.

La mejor carne, en Hermosillo. Esta encantadora ciudad es la capital del estado de Sonora y tiene una variedad de platos preparados a base de la más suculenta carne de todo México, gracias a la importante industria ganadera de la zona. Sus platos también se destacan por utilizar una variedad de quesos frescos, cremas y mantequillas caseras. Entre sus especialidades, el famoso ‘Caldo Largo’, un guiso de carne con verduras frescas. Y, como en la gastronomía mexicana no podían faltar las tortillas de harina, en Hermosillo las hay enormes, perfectas para acompañar este sabroso guiso. Para terminar, unas ‘Coyotas’, más conocidas como ‘las joyas de Sonora’, un dulce regional que consiste en un delicioso panecito de trigo crujiente relleno de ‘piloncillo’ o panela derretida.

En Taxco, sus Jumiles. Este plato es ideal para los aventureros y amantes de la comida exótica. Los jumiles o chumiles son unos pequeños insectos comestibles que se cosechan desde noviembre hasta febrero y se venden en los mercados de Taxco. Hay que probar los jumiles en una tortilla, o comprarlos molidos para llevar, un plato al que algunos curanderos le atribuyen propiedades analgésicas y curativas. Esta ciudad, ubicada al norte del estado de Guerrero, se encuentra en una zona rodeada de grandes cerros y montañas, por lo que ostenta de unas vistas de gran belleza, además de ser conocida como la capital mundial de la plata, por la calidad de este metal.

Los desayunos de Xico. Un pueblo mágico lleno de bosques, montañas, barrancas y arroyos, ubicado al norte de Veracruz. Se dice que hay que conocer este pueblo desde el estómago hasta el cielo, porque “Xico ofrece desayunos que te llevarán a las nubes”. Nada mejor que levantarse después de una noche de descanso y poder degustar de los famosos tamales a base de arroz, plato que ocupa un lugar destacado en la cocina tradicional mexicana. Su color amarillo le da el nombre de ‘tamales canarios’ y su sabor dulce los hace irresistibles por las mañanas. Además, se pueden acompañar con un tradicional café cereza producido de forma artesanal.

El chamuco de Calvillo, para los más golosos. Calvillo, en el estado de Aguascalientes, es un pueblo atrapado en el tiempo y perfumado por el dulce olor de la dulce guayaba, con platos peculiares y originales como la pizza y la margarita de guayaba. Un lugar perfecto para los amantes de los dulces por su especialidad, el chamuco, una variedad de pan elaborado a base de dos tipos de masas diferentes: una pasta de azúcar que se coloca en el centro del pan y una masa de harina de trigo y manteca vegetal en forma de anillo, rodeando a la primera. También ostenta algunas joyas naturales, pues está enmarcado por varias represas y por la imponente Sierra Fría con sus caídas de agua, como las cascadas de los Huenchos y el Garruño.

Fuente: Diario de Gastronomía

Enviar nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Web page addresses and e-mail addresses turn into links automatically.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Lines and paragraphs break automatically.
CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si usted es un visitante humano y para evitar el spam automatizado.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres que aparecen en la imagen.