Sin votos aún

J. Bouchon, vinos con alma chilena

Por: Patricia Cáceres

Desde las laderas de la Cordillera de la Costa y las terrazas aluviales del valle del Maule llegan los vinos J. Bouchon, que con su expresividad, frescor y frutosidad han conquistado el paladar de La Mayor de las Antillas. Así pudo constatarse por estos días en dos presentaciones realizadas en Varadero y en La Habana, donde la bodega chilena hizo gala de algunas de sus nuevas líneas, su renovación de estilos y rescate de cepas emblemáticas.

“No son los clásicos vinos de siempre. Forman parte de un trabajo que está haciendo en Chile de rescate de cepas milenarias, algunas de las cuales todavía quedan allí y a las que se les está dando un poco de valor”, explicó Miriam Alfonso, sommelier y Ejecutiva Comercial de la Bodega.

“Por ejemplo, la País es una sepa que llegó con la colonización, se quedó y formó parte del pipeño, que era el vino más artesanal que se hacía en las propias casas, que más tomaba la gente… Después fue muy mezclada con otras cepas y no se le dio mucha importancia. Hoy quedan muchos viñedos de País, y como los viñedos antiguos dan mucho valor al vino. Entonces se decidió hacer vino País 100%, que antes no se hacía.

“Lo mismo está pasando con la Carignan, que llega a Chile en los años 70, tras un terremoto muy fuerte donde se perdieron muchos viñedos. Hoy hay viñedos de 30 y 40 años que se están aprovechando para hacer vinos de rescate, expresión Chile, expresión suelo, expresión terroir”, explicó la especialista.

Según recordó Marcela Díaz, Asistente de Exportaciones, Bouchon es una bodega familiar que tiene sus orígenes en Francia y que llegó a Chile en los años 70. En general —resumió— son frescos, frutosos, fáciles de beber y con bajo contenido de alcohol. “Más que ser vinos comerciales son vinos que representan el lugar”, acotó.

Varadero Gourmet

La primera presentación organizada por MTG Export-Import, empresa que comercializa los vinos J. Bouchon en Cuba, tuvo lugar en la novena edición del Festival Internacional Varadero Gourmet, celebrado del 27 al 30 de junio en el Centro de Convenciones Plaza América.

Los presentes pudieron probar un blanco Semillón 2015 de la línea Las Mercedes, de estilo seco y aromas a limón maduro o cáscara de cítrico. Todos coincidieron en una expresión elegante, así como su acidez marcada y punzante, que lo hacen ideal para acompañar ceviches y crudos.

Otra grata sorpresa fue Canto Sur 2016, un vino de ensamblaje compuesto de Carmenere, Carignan, y País. Se distingue por tener mucha potencia de color, aromas y sabor que aluden a frutas rojas como fresas, frambuesas, cherrys…. “Lo que buscamos con este vino es la fruta. Da la sensación de ser un jugo de uvas, fácil de beber, que puede acompañarnos hasta el postre”, acotó Alfonso.

De la misma línea llegó también Canto Norte 2015 (Merlot, Cabernet Sauvignon y Cabernet France), cuyo sabor recuerda a frutos negros como moras y arándanos. La edad de la uva le da mucho equilibrio, elegancia y personalidad al vino, que permite una guarda de entre 5 y 6 años.

“Tanto Canto Norte como Canto Sur son un homenaje con un “canto” a los orígenes de los vinos de ensamblaje. Vinos sin nada de madera”, añadió la sommelier.

Desde el Gran Manzana

Tras su éxito en el famoso balneario, la segunda degustación fue nada menos que en recién inaugurado Gran Hotel Manzana Kempinski La Habana, ante representantes de Gaviota y AT Comercial.

La cata comenzó con el J. Bouchon Reserva, Sauvignon Blanc (2016) de la línea básica de la bodega. “Muy bueno para el día a día. Vino muy aperitivo para tener en casa o pedir con un entrante ligero en un restaurante”, comentó Miriam Alfonso. A la vista se muestra con un color pálido y en boca predominó la acidez, marcada por la influencia marítima del suelo. Entra fácilmente y baña todo el paladar con sus notas cítricas.

Le siguió un Carmenere 2016, cepa muy versátil, frutal y a la vez especiada, con muy buenos taninos. Destacó por su rojo brillante con tonos violáceos y aroma a frutos rojos. La madera no prevalece sino que se usa solamente para redondearlo, lo cual lo hace ideal para parrillas y carnes a la plancha sin mucha elaboración.

El cierre fue con el vino Premium de la bodega, Mingre 2012, con una guarda de 14 a 18 meses en barricas francesas. Fue bautizado con el mismo nombre del terroir de donde proviene, en el famoso Valle del Maule. Es un blend de Cabernet Sauvignon, Malbec, Syrah y Carmenere. “Sin dudas es un vibo que puede sorprender a un clientes de media-alta”, subrayó la sommelier de la bodega.

Todos los vinos se acompañaron con tapas elaboradas por el hotel, empleando cortes de carne que también comercializa MTG Export-Import.

Enviar nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Web page addresses and e-mail addresses turn into links automatically.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Lines and paragraphs break automatically.
CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si usted es un visitante humano y para evitar el spam automatizado.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres que aparecen en la imagen.