Encuentro gastronómico de dos mundos

Creado: Dom, 05/03/2017 - 23:56
Autor:
Credito
Por: Luis Ros – Presidente Ejecutivo ADG
Categoría
Encuentro gastronómico de dos mundos

Organizada por el capítulo dominicano de la Chaîne des Rôtisseurs en el hotel Paradisus Palma Real, en Punta Cana, República Dominicana, se celebró una espectacular cena con el mundialmente reconocido Chef Martín Berasategui, quien ostenta 8 estrellas Michelin, y nuestra Embajadora de la Nueva Cocina Dominicana, Inés Páez Nin, la encantadora Chef Tita

Con palabras de los mencionados protagonistas de la noche, así como del gran anfitrión del ágape, Conrad Bergwerf, se dio inicio formal a la actividad, que contó con la presencia de importantes personalidades dominicanas y extranjeras que disfrutaron de un brindis mientras degustaban deliciosos bocaditos que evocaban sabores criollos.


Luego pasamos al salón principal donde acudimos a mesas previamente asignadas, con una exquisita y cómoda ambientación.  Sobre todo, hubo especial calidez en el ambiente generada por el grupo de asistentes, todos aficionados a la buena mesa.


La fiesta de tiempos la inició el Ajo Negro de Constanza con Ceviche de Remolacha, Atún Fresco y Crema Raifort.  Siendo un plato frio, fui gratamente sorprendido con el sabor del ajo a bajas temperaturas combinado con el dulce de la remolacha, el suave mar del atún, haciendo sutil armonía con el rábano en la ligera Crema Raifort. Todo ello sublimizado con un vino Viognier de Domaine La Baume.


El segundo plato fue un Ravioli Cremoso de Hongos de Bonao con Jamón Ibérico.  Mágico sabor del hongo producido en tierras dominicanas, en nuestro Valle del Cibao, rica en minerales y nutrientes.  Este manjar se armonizó con un Tempranillo Reserva, Roda I, de La Rioja.


Como tercer plato, disfrutamos de una Lubina Guarnecida con Puré de Auyama con sus Verduras Salteadas y Vinagreta Caliente de Toronja.  La masa blanca del pescado hacía arte en la imaginación, bocado tras bocado, con el apropiado complemento de las verduras con sabores de tierra fresca en amable compañía con los tonos dulces aportados por la auyama; y la vinagreta caliente de toronja simulaba un fondo de violines.  Esta maravilla consumó su matrimonio con la acidez afrutada que nos aportó el Albariño, Santiago Ruiz, de Rías Baixas.


En el cuarto tiempo, degustamos Solomillo de Wagyu acompañado de una Crema de Acelgas y Pencas, Aire de Jamón, Salsa Peri y un Esférico de Queso.  Esto fue como escuchar un concierto de Mozart a piano elevado por un fondo sinfónico.  La sobria ternura del Wagyu con notas de nuez, el terciopelo de las acelgas y pencas, la acidez de la salsa peri, la dulce esencia del jamón ibérico y la cremosidad del queso, fueron el escenario perfecto para un Alion Tinta Fina, de Vega Sicilia, de la Ribera del Duero.


Para cerrar con broche de oro, la Roca Aireada de Chocolate Dominicano sobre una Crema Untuosa de Naranjas, Crema Helada de Cacao y Tomillo Cítrico.  Con notas de frutas tropicales, caramelo y almendras tostadas, nuestro cacao se lució con elegancia en este postre donde finísimamente se combinaron texturas, temperaturas y sabores encontrados.  Se sirvió con un Tokaj Oremus Aszu 3 Puttonyos, también de Vega Sicilia.  ¡Un verdadero Grand Finale!


Y así va creciendo y avanzando nuestra gastronomía. Con la presencia de grandes figuras mundiales de la cocina y el empeño de cocineros dominicanos que investigan, estudian y se comprometen con su país, hacemos brillar y sobresalir nuestro patrimonio culinario a nivel mundial.  Y ahora que Santo Domingo es la Capital de la Cultura Gastronómica del Caribe, según reciente designación de la Academia Iberoamericana de Gastronomía, tenemos todos los vientos a nuestro favor para impulsar el turismo más allá de sol, arena y playa.
 

Añadir nuevo comentario

Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

Credito
Por: Luis Ros – Presidente Ejecutivo ADG